Tag Archives:

¿Cómo mejorar la gestión de residuos en España?

Para que el Estado español pueda cumplir con la legislación europea en materia de residuos municipales hay que tener en cuenta las siguientes deficiencias:

a) Los planes de residuos de las comunidades pueden no estar directamente alineados con las obligaciones nacionales.
b) Progresos lentos en la adopción de sistemas de recogida selectiva más eficaces, en particular de residuos orgánicos.
c) Escaso rendimiento de las plantas de tratamiento mecánico-biológico (MBT).
d) Falta de aplicación de instrumentos económicos en la gestión de residuos.
e) Falta de rigor en los datos para la presentación de informes.
f) Falta de coordinación y cooperación en los envíos de residuos entre comunidades.

Por tanto, las medidas más importantes que habría que tomar serían:

  • Introducción de un impuesto nacional al vertido de residuos municipales.
  • Introducción de la prevención y la gestión de residuos orgánicos en los planes de las comunidades autónomas.
  • Vincular de forma progresiva los costes de gestión a la generación, y asegurar que las actividades comerciales cubren el coste de la gestión de sus residuos.
  • Mejora y creación de nuevos sistemas de responsabilidad ampliada del productor: expandir esta responsabilidad a nuevos flujos de residuos (muebles, textiles, productos sanitarios y de higiene…), introducir criterios de ecodiseño (durabilidad de los productos, reciclabilidad…) o considerar la implementación de sistemas de depósito y devolución.
  • Recopilar, comparar y armonizar los métodos de cálculo de residuos municipales orgánicos enviados a vertedero.
  • Abordar las causas de la inconsistencia entre los balances de masa reportados por las plantas de tratamiento y por la recogida municipal de residuos.
  • Control efectivo de los flujos internacionales de residuos.
Fuente: http://ec.europa.eu/environment/waste/framework/pdf/facsheets%20and%20roadmaps/Roadmap_Spain.pdf

¿Es posible llegar a cero residuos?

La estrategia del residuo cero consiste en reducir el volumen y la toxicidad de los materiales que conforman los residuos. No es un fin en si mismo sino un movimiento social que apunta directamente al origen del problema: la generación.

logoresiduo0

En las cadenas de suministro industrial, por ejemplo, es termodinámicamente imposible lograr un proceso de producción de cero residuos. Puede haber una parte de la cadena que no deje residuos pero no toda. Con la cuarta revolución industrial habrá muchas mejoras en ese aspecto, pero tendremos que continuar gestionando los restos de materiales de antes y después de la cadena, además de lidiar con nuevas formas de residuos. Así, desde el punto de vista técnico no se puede evitar la generación de desperdicios. Podemos reducirlos sustancialmente, podemos diseñar productos pensando en reutilizarlos y reciclarlos, podemos implementar programas de prevención, podemos minimizar e incluso eliminar la presencia de sustancias peligrosas. Pero a la larga su generación siempre será un síntoma de la imperfección del consumo y la producción industrial.

Dada la imposibilidad de erradicación total, el movimiento residuo cero también tiene que ver con no enviar nada a vertedero, la peor de las opciones en la gestión y jerarquía del residuo. De tal modo que si se recicla, composta o valoriza no se considera residuo, sino recurso. Algunos países, como Suiza, ya han logrado este objetivo.

Las dudas más comunes al reciclar

Cuando hablamos de reciclar, solemos referirnos a separar los residuos y tirarlos en contenedores específicos. Los tres contenedores de reciclaje más conocidos en España, y también en otros países, son el de papel/cartón, plástico y vidrio. Todos tienen en común que el residuo que va a parar a ellos debe ser un ENVASE. Aunque el de papel también admite, como su nombre indica, folios, revistas, periódicos… Los contenedores de plástico y papel los gestiona en exclusiva Ecoembes, un Sistema Integrado de Gestión, y el de vidrio, Ecovidrio. En relación con estos residuos, Ecoembes ofrece un buscador (también en forma de aplicación móvil) que aclara dónde deben depositarse. No hay que olvidar que el vidrio que no se separa y acaba en los vertederos no se descompone nunca, y el plástico puede tardar hasta 500 años en desaparecer del medio ambiente.

BuscadorEcoembes
El envase de tetrabrik compuesto por cartón, plástico y aluminio se tira en el contenedor amarillo.

Las pajitas para beber líquidos no se consideran envases por lo que van al contenedor de resto.

El rodillo, mandril, bobina o carrete de papel higiénico o papel de cocina se desecha en el contenedor azul. Pero ni los pañuelos ni las servilletas usadas van a ese contenedor, sino al de resto.

Al contenedor verde no se pueden tirar ni cristales de ventanas ni espejos ni vajillas.

Las lámparas o bombillas tampoco van en el contenedor verde. Además, las fluorescentes no deben romperse porque contienen gases peligrosos para la salud.

Las lámparas fluorescentes, de bajo consumo, de descarga y LED; y las pilas y baterías son residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, y se desechan separadamente (en contenedores especiales, tiendas o puntos limpios).

Más información

Conama 2016

El Congreso Nacional del Medio Ambiente, Conama, se celebra cada dos años desde 1992 y es el encuentro más importante para los profesionales del sector ambiental. La gestión de los residuos ha tenido tradicionalmente un papel destacado en este congreso, aunque en esta ocasión el protagonismo es mayor por los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU y la apuesta por la economía circular de la UE.

Conama 2016

La prevención de residuos (ecodiseño), el camino hacia el residuo cero y la preparación para la reutilización de RAEE apuntan claramente a evitar el problema que supone la ingente generación de residuos. El vertido cero es prioritario en plásticos, residuos de construcción y demolición (RCD), residuos alimentarios, materias primas críticas y biomasa/bioproductos, y debe llevar asociado una progresiva penalización de su práctica a la vez que incentivar otras formas de valorización. En este sentido, el congreso aborda el desafío del reciclaje de la materia orgánica y soluciones para los residuos de la agricultura, donde solo los envases de fitosanitarios y algunos envases de fertilizantes están gestionados (SIGFITO).

Por último, la atención se centrará en las basuras marinas que suponen un problema global que ha sufrido un incremento en los últimos años. También se tratará el creciente interés por el aprovechamiento económico de los residuos en América Latina y el Caribe, donde urge abordar la gestión de los residuos sólidos urbanos.

Congreso ISWA 2016

Entre el 19 y 21 de septiembre tendrá lugar en Serbia el congreso ISWA (International Solid Waste Association), el congreso más importante a nivel mundial sobre gestión de residuos y recursos desde su primera edición en 1986. En él participan personas expertas del sector, desde el ámbito científico y técnico hasta el institucional, además de representantes de empresas del sector y estudiantes universitarios.

Nacida en 1970, ISWA es una asociación internacional, independiente y sin ánimo de lucro, para la promoción de la gestión sostenible, integral y profesional de los residuos. Actualmente 41 países son miembros nacionales: Argentina, Australia, Bosnia y Herzegovina, Brasil, Canadá, Chile, China, Colombia, Corea del Sur, EE.UU., India, Indonesia, Islandia, Israel, Japón, Macedonia, Malasia, Moldavia, Nigeria, Nueva Zelanda, Serbia, Singapur, Suiza, Tailandia y, por supuesto, la Unión Europea casi al completo.

ALGUNOS DATOS

El 70% de los residuos que se producen en el mundo van a parar a los vertederos y el 30% de la población ni siquiera tiene un sistema de recogida. Los mejores países en materia de reciclaje están entre un 65 y un 75%. Aunque para poder reciclar, primero tiene que recogerse el 100% de los residuos. El plástico es uno de los materiales más problemáticos también para el reciclaje porque pesa muy poco, es muy caro de reciclar y solo puede hacerse con unas clases determinadas. Pero todos los días aparecen nuevos productos y la gestión de residuos tiene que adaptarse a ellos, al tiempo que esos nuevos materiales deberían ser cada vez más sostenibles, lo que incluye su reciclabilidad.

ISWA_2016_World_Congress_Novi_Sad-4

Contaminación encubierta por la brecha digital

El Convenio de Basilea, sobre el control de los movimientos transfronterizos de los desechos peligrosos y su eliminación, prohibía desde su entrada en vigor en 1992 la exportación e importación de residuos contaminantes. La prohibición tenía efecto inmediato para los residuos destinados a ser eliminados y a partir de 1997 para los residuos destinados a ser reciclados. Es el acuerdo ambiental mundial más exhaustivo en materia de residuos, y actualmente ha sido ratificado por 183 países entre los que no están Estados Unidos, que simplemente lo ha firmado.

¿A qué países se exportan estos contaminantes?

Sin embargo, hay evidencias de tráfico ilegal de desechos electrónicos entre los países más desarrollados y menos desarrollados desde 2001 hasta la actualidad. Ghana, Nigeria, China, India y Pakistán son los grandes receptores de esta “mercancía de segunda mano”, enviada con la excusa de reducir la brecha digital entre Norte y Sur. Organizaciones y administraciones públicas envían toda clase de material informático para contribuir al desarrollo tecnológico de los países más desfavorecidos. Pero la prioridad en ellos no es tener un ordenador, sino sobrevivir.

                      

En la Unión Europea, cuyos países miembros han ratificado el convenio, la legislación especifica que los productos son reutilizables si son testados para asegurar su funcionamiento y van correctamente embalados y etiquetados. Aun así, se estima que entre el 25% y el 75% de la mencionada mercancía exportada (uno de cada tres contenedores según las inspecciones aduaneras) está destrozada y no puede ser reutilizada.

El Convenio de Basilea, aunque necesario, se ha mostrado no del todo eficaz a la hora de evitar el llamado “dumping” medioambiental. Hace un año que se aprobaron una serie de directrices técnicas destinadas a ayudar a los países a mejorar la gestión de flujos de residuos críticos, además de unas directrices adicionales sobre los movimientos transfronterizos de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos.

El curioso caso de Eslovenia

Eslovenia es el país de la Unión Europea que más ha evolucionado en la gestión de residuos en los últimos años, llegando a tener el porcentaje más alto de reciclado (49%) de sus residuos municipales tratados. Además, ostenta los segundos mejores resultados en reducción de residuos (-1,7 % anual), solo por detrás de Bulgaria. Sin embargo, el problema que sigue teniendo es que solo gestiona el 59% de RSU, a diferencia de los otros grandes recicladores como Alemania, Islandia, Bélgica, Suecia o Suiza, que tratan el 100% de lo que generan en pueblos y ciudades.

Con la recogida “puerta a puerta” de determinadas fracciones, el establecimiento de centros de gestión y una mejor valorización energética, consigue potenciar el reciclaje y la recuperación. Además, está construyendo avanzadas plantas de valorización energética para que lo que ahora es vertido sea pronto incinerado.

Eslovenia

Evolución de la gestión de residuos con respecto a su normativa

 

Pero a pesar de estos esfuerzos, el vertido de los residuos municipales sigue siendo mayoritario. De acuerdo con los datos de la Agencia de Medio Ambiente Eslovena de 2012, el 42% de los residuos urbanos acabaron en vertedero. Desde 2009, solo el residuo tratado puede ser depositado en vertedero, y los operadores deben asegurar la financiación del tratamiento a las autoridades locales (para ello se introdujo en 2001 una pequeña tasa por vertido). Con el fin de adaptarse a la legislación de la UE, a partir de 2004 se introdujeron otros cambios: junto con la responsabilidad del productor, se han establecido sistemas de recogida y tratamiento de los distintos tipos de residuos, además de empresas que lo garanticen. El objetivo prioritario que tiene Eslovenia hoy por hoy es el tratamiento de, al menos, el 65% de todos los residuos generados.

Consultar los datos de la Agencia de Medio Ambiente Eslovena sobre residuos (buscar "waste")

Investigación y Desarrollo (I+D) sobre residuos

El mes pasado el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente presentó a los seleccionados de la cuarta convocatoria de Proyectos Clima. Los Proyectos Clima van dirigidos a la reducción o eliminación las emisiones en sectores como el transporte, residencial, residuos, agricultura o gases fluorados. Los relacionados con los residuos buscan evitar las emisiones que se generan en un vertedero por la descomposición de la materia orgánica. Una vía de actuación será en el propio vertedero a través de la captación del biogás que se genera, mientras que la otra consistirá en evitar que la materia orgánica se deposite en el vertedero. Los proyectos y programas seleccionados en la convocatoria de 2015 han sido:

  1. Instalación de una central de cogeneración, mediante biogás procedente de EDAR, con aprovechamiento térmico de los gases de escape y recuperación de calor del circuito de refrigeración. Promovido por el Ayuntamiento de Sabadell.
  2. Planta de valorización, mediante el proceso transformación termoquímica de pirólisis catalítica, de biomasa residual en biocarbón y biolíquido. Promovido por Hitech Management y Biosonoil.
  3. Planta de gasificación de Residuo Sólido Urbano (RSU) y fracciones de rechazo para producir un combustible gas que es utilizado en caldera de cogeneración para obtener energía térmica y eléctrica. Promovido por Greene Waste to Energy.
  4. Instalación de plantas para la valorización de residuos que actualmente se depositan en vertederos, para generación de un combustible diésel sintético de alta calidad, apto para su uso en automoción y otros usos. Promovido por Miracoil.
  5. Implantación de un nuevo sistema de captación de gases en vertederos orientado a valorizar el metano para la generación de energía, evitando su difusión a la atmósfera o la combustión en antorcha. Promovido por Asociación Nacional de Empresas Públicas de Medio Ambiente.
  6. Construcción de una instalación de reciclaje y conversión de gases refrigerantes mediante la conversión a sales de sodio y usando como fuente de energía el metano contenido en el biogás de vertedero. Promovido por E-Waste Canarias.
  7. Construccción de planta de compostaje de residuos orgánicos y material SANDACH para valorizar determinados residuos que, de otra manera, se eliminarían mediante su depósito en vertedero. Promovido por Biogas Fuel Cell y Purines Almazán.

Proyectos Clima

Sellado y recuperación ambiental de un vertedero

Los vertederos deben estar situados y diseñados de tal forma que cumplan con el requisito de evitar la contaminación del suelo y de las aguas subterráneas y superficiales, garantizando la recogida y retirada de los lixiviados, y la captación y extracción de los gases que se puedan generar para evitar las emisiones a la atmósfera. Este requisito se debe mantener, no sólo durante la fase de explotación y operación de las instalaciones, sino que se debe prolongar a lo largo de todo el periodo de mantenimiento post-clausura que en ningún caso será inferior a 30 años.

El proceso de sellado de un vertedero no se basa únicamente en el cubrimiento con tierras de los residuos depositados, sino que incluye la desratización, el desmontaje y desconexión de la red de alumbrado, la demolición de edificaciones, el tratamiento de lixiviados, la desgasificación*, la evacuación de aguas pluviales y la recuperación paisajística de la zona con la plantación de arbustos de raíz corta y de encinas, pinos y almendros.

TRISOPLAST

El material para sellar un vertedero no solo ha de ser impermeable, sino que debe permanecer inalterable con el paso del tiempo, y es necesario que resista importantes alteraciones físico-químicas provocadas por los contaminantes albergados en la masa de residuos que pueden verse movilizados internamente. La barrera mineral Trisoplast resuelve estos problemas a base de bentonita con un polímero especialmente formulado, que se mezcla y amasa con arena, y luego se extiende y compacta con procedimientos de construcción civil ordinarios. La mezcla arena-bentonita-polímero se transforma en una estructura fuerte y densa, similar a la de un gel, formada por una red de enlaces químicos que resulta más eficaz que los materiales naturales empleados tradicionalmente. El sistema se desarrolló en Holanda hace ya más de 10 años y en este plazo ha conseguido allí una cuota de mercado superior al 90%.

Comparativa sellado vertedero
* La desgasificación consiste en la extracción de biogás, a través de unas chimeneas que se conectan con una estación de regulación y medida. Esto evita la emisión a la atmósfera de metano, un gas con efecto invernadero 24 veces superior al CO2.

China: vertedero global

El problema de los residuos y su reciclado es fundamental para la conservación del medio ambiente. Sin embargo, en muchos países es un asunto de poca importancia para los gobiernos. Un ejemplo es China, que tiene el dudoso honor de albergar uno de los mayores vertederos electrónicos del mundo en la ciudad de Guiyu.

VERTEDERO QUÍMICO

Pero además de residuos electrónicos, China también tiene problemas con las sustancias químicas tóxicas. De hecho este mes de agosto han explotado lugares donde se almacenaban sin las medidas de seguridad necesarias:

- 12 de agosto: explosiones en un almacén de productos químicos del puerto de Tianjin, al norte de China, causan 145 muertos y 800 heridos.
- 22 de agosto: explosión de una planta química en la provincia oriental china de Shandong, y que provocan la muerte de una persona y heridas a otras nueve.

Greenpeace ha pedido al gobierno chino que mejore la gestión de sustancias químicas peligrosas en el país, tras la decimocuarta explosión de este año (Tianjin), ya que ni siquiera se están cumpliendo los requisitos que aparecen en la legislación china. Prueba de esta falta de escrúpulos medioambientales es el hecho de que el almacén de productos tóxicos de Tianjin estuviera a sólo 560 metros de un complejo residencial o a 630 metros de la estación de tren, frente a los 1.000 que impone la ley.

VERTEDERO ELECTRÓNICO

La ciudad china de Guiyu recibía basura electrónica de todo el mundo para reprocesarla, con un costo medioambiental sumamente alto. Lo que la convirtió en el segundo lugar con más polución del planeta y desde hace años se la conoce como Ciudad Veneno.

“Antes, la basura se nos enviaba de otras partes del mundo hacia China. Esa era la principal fuente (de residuos) y el principal problema”, dijo Ma Jun, director de una de las principales ONG ecologistas, el Instituto de Asuntos Públicos y Ambientales. “Pero ahora, China se ha convertido en una potencia consumidora por sí sola”, agregó. Genera 6 millones de toneladas de desechos electrónicos al año, Estados Unidos 7,1 millones y el mundo entero 41,8 millones, según los datos de 2014 de la ONU.

Por si toda esta contaminación no fuera suficiente, China ostenta el dominio sobre el mercado de tierras raras, que podría decirse que se sustenta en su mayor disposición a asumir el impacto ambiental que esta actividad conlleva, a diferencia de otros países.


UTILIZAMOS COOKIES PARA ANALÍTICA WEB. AL CONTINUAR NAVEGANDO, ENTENDEMOS QUE LAS ACEPTA. MÁS INFORMACIÓN EN NUESTRA POLÍTICA DE COOKIES.
CERRAR
x