Tag Archives:

¿Cómo mejorar la gestión de residuos en España?

Para que el Estado español pueda cumplir con la legislación europea en materia de residuos municipales hay que tener en cuenta las siguientes deficiencias:

a) Los planes de residuos de las comunidades pueden no estar directamente alineados con las obligaciones nacionales.
b) Progresos lentos en la adopción de sistemas de recogida selectiva más eficaces, en particular de residuos orgánicos.
c) Escaso rendimiento de las plantas de tratamiento mecánico-biológico (MBT).
d) Falta de aplicación de instrumentos económicos en la gestión de residuos.
e) Falta de rigor en los datos para la presentación de informes.
f) Falta de coordinación y cooperación en los envíos de residuos entre comunidades.

Por tanto, las medidas más importantes que habría que tomar serían:

  • Introducción de un impuesto nacional al vertido de residuos municipales.
  • Introducción de la prevención y la gestión de residuos orgánicos en los planes de las comunidades autónomas.
  • Vincular de forma progresiva los costes de gestión a la generación, y asegurar que las actividades comerciales cubren el coste de la gestión de sus residuos.
  • Mejora y creación de nuevos sistemas de responsabilidad ampliada del productor: expandir esta responsabilidad a nuevos flujos de residuos (muebles, textiles, productos sanitarios y de higiene…), introducir criterios de ecodiseño (durabilidad de los productos, reciclabilidad…) o considerar la implementación de sistemas de depósito y devolución.
  • Recopilar, comparar y armonizar los métodos de cálculo de residuos municipales orgánicos enviados a vertedero.
  • Abordar las causas de la inconsistencia entre los balances de masa reportados por las plantas de tratamiento y por la recogida municipal de residuos.
  • Control efectivo de los flujos internacionales de residuos.
Fuente: http://ec.europa.eu/environment/waste/framework/pdf/facsheets%20and%20roadmaps/Roadmap_Spain.pdf

Gestión de residuos sólidos urbanos

La adecuada gestión de los residuos es uno de los grandes retos medioambientales, que conlleva indudables beneficios: disminución de emisiones de gases de efecto invernadero, ahorro energético, conservación de recursos, generación de nuevos puestos de trabajo, tecnologías limpias y oportunidades económicas.

Los Residuos Sólidos Urbanos (RSU) constituyen el 10% del peso de todos los residuos generados, pero debido a su heterogeneidad su gestión resulta muy compleja. No incluyen residuos industriales ni residuos de construcción y demolición, que pesan el 90% restante y tienen un camino al reciclaje más directo. Es por esto que la reducción de los gases de efecto invernadero en materia de residuos podría ser mucho mayor si estas otras grandes fracciones efectivamente se reciclaran. De todos los residuos generados en Europa en 2013, el 31% fue depositado en vertederos, el 26% se incineró con recuperación de energía y la mayoría restante se recicló o compostó.

RSU

Composición del RSU

Sin embargo, la situación dentro de la Unión Europea difiere según los países. Así, mientras que en España más del 60% de los RSU generados acaban en vertederos, en Alemania el porcentaje de reciclaje alcanza el 64% y el resto es valorizado energéticamente consiguiendo, por tanto, el deseado vertido cero. La única tendencia posible es avanzar hacia una “sociedad del reciclado”, donde los residuos se consideren un recurso, transformando el modelo de economía lineal en uno de economía circular. En este sentido, la UE a través de la Directiva 2008/98/CE, establece una jerarquía en la gestión de los residuos cuyo objetivo es su tratamiento óptimo, dejando como última alternativa el depósito en vertedero, opción penalizada en países de nuestro entorno. Recientemente se aprobó un nuevo paquete de medidas que deberá guiar a Europa en la transición hacia una economía circular, donde se utilicen los recursos de modo más sostenible.

El curioso caso de Eslovenia

Eslovenia es el país de la Unión Europea que más ha evolucionado en la gestión de residuos en los últimos años, llegando a tener el porcentaje más alto de reciclado (49%) de sus residuos municipales tratados. Además, ostenta los segundos mejores resultados en reducción de residuos (-1,7 % anual), solo por detrás de Bulgaria. Sin embargo, el problema que sigue teniendo es que solo gestiona el 59% de RSU, a diferencia de los otros grandes recicladores como Alemania, Islandia, Bélgica, Suecia o Suiza, que tratan el 100% de lo que generan en pueblos y ciudades.

Con la recogida “puerta a puerta” de determinadas fracciones, el establecimiento de centros de gestión y una mejor valorización energética, consigue potenciar el reciclaje y la recuperación. Además, está construyendo avanzadas plantas de valorización energética para que lo que ahora es vertido sea pronto incinerado.

Eslovenia

Evolución de la gestión de residuos con respecto a su normativa

 

Pero a pesar de estos esfuerzos, el vertido de los residuos municipales sigue siendo mayoritario. De acuerdo con los datos de la Agencia de Medio Ambiente Eslovena de 2012, el 42% de los residuos urbanos acabaron en vertedero. Desde 2009, solo el residuo tratado puede ser depositado en vertedero, y los operadores deben asegurar la financiación del tratamiento a las autoridades locales (para ello se introdujo en 2001 una pequeña tasa por vertido). Con el fin de adaptarse a la legislación de la UE, a partir de 2004 se introdujeron otros cambios: junto con la responsabilidad del productor, se han establecido sistemas de recogida y tratamiento de los distintos tipos de residuos, además de empresas que lo garanticen. El objetivo prioritario que tiene Eslovenia hoy por hoy es el tratamiento de, al menos, el 65% de todos los residuos generados.

Consultar los datos de la Agencia de Medio Ambiente Eslovena sobre residuos (buscar "waste")

Generación y tratamiento de residuos urbanos en Europa

Eurostat, la oficina estadística de la Unión Europea, ha publicado recientemente nuevos datos de generación de residuos municipales y su tratamiento, abarcando desde 1995 hasta 2014 en 31 países europeos. La tendencia más clara es la disminución de depósito en vertederos. También hay que tener en cuenta que los residuos municipales representan sólo el 10% de los residuos totales. Y además, hay que destacar que en 2014 volvimos a los niveles de generación de residuos municipales de 1995 (475 kg/per cápita en la UE de los 27).

Las estrategias de tratamiento se refieren a las cifras registradas de los residuos municipales enviados a vertederos, reciclados, compostados e incinerados con y sin recuperación de energía. Así por ejemplo, la tasa de vertido en comparación con la de residuos generados se redujo de 63’8% en 1995 a 27’5% en 2014, en la UE-27. Al mismo tiempo que se produce esta reducción, las otras formas de tratamiento aumentan.

Eurostat

Datos de 2014 ordenados por porcentaje de residuo reciclado

Esta reducción es debida a la legislación europea, que introduce máximos de depósito en vertederos (hasta el 35% de los residuos urbanos biodegradables para el 16 de julio de 2016) y objetivos de reciclado de envases. Como resultado, la proporción de residuos municipales reciclados aumentó del 11% al 28%. El país que más ha evolucionado en este sentido ha sido Eslovenia, que se ha convertido en el mayor reciclador europeo multiplicando por 11 los kilos de residuos reciclados por habitante desde 1995 a 2014. Mientras que España, por ejemplo, a duras penas ha llegado a duplicar sus cifras. El compostaje es la otra forma de tratamiento que más ha crecido. Este es además el único caso que España gestiona mejor que la media europea, con un 17% de residuo compostado.

Acceder a la tabla de datos completa de Eurostat

Investigación y Desarrollo (I+D) sobre residuos

El mes pasado el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente presentó a los seleccionados de la cuarta convocatoria de Proyectos Clima. Los Proyectos Clima van dirigidos a la reducción o eliminación las emisiones en sectores como el transporte, residencial, residuos, agricultura o gases fluorados. Los relacionados con los residuos buscan evitar las emisiones que se generan en un vertedero por la descomposición de la materia orgánica. Una vía de actuación será en el propio vertedero a través de la captación del biogás que se genera, mientras que la otra consistirá en evitar que la materia orgánica se deposite en el vertedero. Los proyectos y programas seleccionados en la convocatoria de 2015 han sido:

  1. Instalación de una central de cogeneración, mediante biogás procedente de EDAR, con aprovechamiento térmico de los gases de escape y recuperación de calor del circuito de refrigeración. Promovido por el Ayuntamiento de Sabadell.
  2. Planta de valorización, mediante el proceso transformación termoquímica de pirólisis catalítica, de biomasa residual en biocarbón y biolíquido. Promovido por Hitech Management y Biosonoil.
  3. Planta de gasificación de Residuo Sólido Urbano (RSU) y fracciones de rechazo para producir un combustible gas que es utilizado en caldera de cogeneración para obtener energía térmica y eléctrica. Promovido por Greene Waste to Energy.
  4. Instalación de plantas para la valorización de residuos que actualmente se depositan en vertederos, para generación de un combustible diésel sintético de alta calidad, apto para su uso en automoción y otros usos. Promovido por Miracoil.
  5. Implantación de un nuevo sistema de captación de gases en vertederos orientado a valorizar el metano para la generación de energía, evitando su difusión a la atmósfera o la combustión en antorcha. Promovido por Asociación Nacional de Empresas Públicas de Medio Ambiente.
  6. Construcción de una instalación de reciclaje y conversión de gases refrigerantes mediante la conversión a sales de sodio y usando como fuente de energía el metano contenido en el biogás de vertedero. Promovido por E-Waste Canarias.
  7. Construccción de planta de compostaje de residuos orgánicos y material SANDACH para valorizar determinados residuos que, de otra manera, se eliminarían mediante su depósito en vertedero. Promovido por Biogas Fuel Cell y Purines Almazán.

Proyectos Clima

Resolviendo la gestión de residuos en España

Este mes de diciembre, el Instituto Nacional de Estadística ha publicado los datos referidos a la gestión y generación de residuos solidos urbanos durante el año 2013. El comercio al por menor fue el que más toneladas de residuos generó del sector servicios. El problema más importante que hay que atajar es que más del 82% (17.900 toneladas) de los residuos urbanos se recogen de forma mezclada. A este respecto, los datos del INE también sirven para elaborar un ranking de las comunidades que más reciclan, porque esa recogida requiere que los residuos se tiren de forma separada, paso imprescindible para su posterior reciclaje.

Navarra es año tras año la que más porcentaje de residuos separados recoge (más del 35%), seguida de cerca por el País Vasco y Cataluña. La cuarta en el ranking es Asturias (en torno al 25%). El quinto lugar varía según el año: en 2013 fue Baleares, pero antes también han ocupado ese lugar Cantabria, Castilla y León o Aragón.

Además de la recogida selectiva, la correcta gestión de los residuos pasa por su prevención. En este sentido, España aprobó el Programa estatal de prevención de residuos 2014–2020 con el objetivo de reducir los residuos un 10% en el periodo 2010-2020. Los elementos clave de la prevención de residuos son: disminución de la cantidad de residuos, reutilización y alargamiento de su vida útil y reducción del contenido de sustancias nocivas en materiales y productos. Prevenir los residuos supone la mejor opción ambiental y económica para lograr una economía sostenible. Esto también queda reflejado en el recientemente aprobado PEMAR (Plan Estatal Marco de Gestión de Residuos), la otra guía que tenemos para la aplicación de la política de prevención y gestión de residuos en España.

Suiza es el país que mejor gestiona los residuos

Hace muchos años que Suiza viene siendo un ejemplo del reciclaje de residuos. Siendo uno de los países que más residuos por habitante genera, nada acaba en el vertedero. Según datos de 2013 del Eurostat, el 34% de la basura municipal se recicla, el 17% se composta y el 49% se incinera (con aprovechamiento energético)*. Dos son sus medidas estrella para conseguir estos resultados:

  • Ubicar contenedores por todas partes y, sobre todo, en zonas transitadas, como los supermercados.
  • Quien tira basura no reciclable, paga e infringe la ley, mientras que reciclar es gratis y obligatorio. Además, desde 2006 se eliminó el impuesto por reciclaje en vidrio, textil, plástico, bombillas, papel, aluminio, hojalata, entre otros.

De la basura reciclable llegan a las siguientes tasas de éxito: más del 90% del papel, aluminio y vidrio se recicla (antes de llevar el vidrio a reciclar tienen que quitarle los tapones y clasificarlo por color). También se llega a reciclar más del 80% de las botellas de plástico PET y los recipientes metálicos (que deben comprimirse con una prensa metálica). Y hasta el 72% de las baterías y pilas consiguen reciclarse.

Pero no solo gestionan su basura, también la de los demás, que usan para producir energía. Desde finales del siglo pasado, Suiza importa residuos del extranjero para eliminarlos. Sus principales clientes son Alemania y, en menor medida, Italia, Austria y Francia. La explicación es que al tiempo que promovían el reciclaje, los suizos inauguraron modernas plantas de procesamiento de residuos. De esta forma se convirtieron en víctimas de su reciclaje, porque dejaron de tener basura para quemar.

Kg per capita - Tratamiento de residuos municipales por tipo de tratamiento (EU-27)

Kg per capita – Tratamiento de residuos municipales por tipo de tratamiento (EU-27)

Únicamente los residuos surgidos de la combustión de desechos y algunos materiales de construcción o escorias industriales terminan aún en los vertederos.

La gestión de residuos en países como Suecia, Suiza, Austria, Alemania, Países Bajos y Noruega es una industria que da trabajo, ayuda a proteger el medio ambiente, y es, en definitiva, un ejemplo a seguir.

* Los datos estimados para el mismo periodo en España son 20% de residuos reciclados, 10% compostados, 10% incinerados, 60% llevados a vertedero.

Los residuos en Europa

La semana pasada, Eurostat publicó las estadísticas sobre la gestión de residuos municipales en Europa correspondientes al periodo 1995-2013. La evolución ha sido positiva, con el descenso de residuos enviados a vertedero y el aumento de las otras formas posibles de gestión de residuos. El reciclaje era y es la mejor y la que más tiene que aumentar.

Gestión de residuos municipales

Kg per capita – Tratamiento de residuos municipales por tipo de tratamiento (EU-27)

Sin embargo, los datos de España no son buenos ya que se estima que se envía al vertedero el 60% de los residuos urbanos, mientras que solo se recicla entre el 20%-27%. Suiza y Alemania son los únicos que no envían prácticamente nada a vertedero y reciclan entre el 34% y 47% respectivamente. Las incineradoras contaminan, pero son una mejor solución que el vertedero en las categorías de residuo peligroso y no peligroso. Los alemanes proponen abiertamente la incineración de residuos con recuperación energética como la mejor opción para las basuras domésticas. Ellos incluso tienen que importar residuos para sus sobredimensionadas plantas incineradoras porque de hecho recuperan gran parte de los materiales aprovechables.

En la única partida en la que España no sale mal parada es en la generación de residuos por persona, con 449 kilogramos, 32 menos que la media (481), y con un descenso importante en los años de crisis, de 578 a los citados 449. Desgraciadamente esta variable suele considerarse como un indicador de riqueza, cuanto más rico es un país más residuo genera. Así se explicaría que Dinamarca es el que más genera (747 kilogramos), seguida de Luxemburgo y Alemania. Mientras que Rumanía, Polonia y Estonia, todos ellos con poco más de 300 kilogramos, se situaban en la cola de la clasificación.

Balance de la gestión de residuos en España

Mañana se cumplen 29 años desde que España entró en la Unión Europea, y seguimos enviando a vertedero la mayor parte de nuestros residuos, estando en el puesto 21 de 34 países, según Eurostat. Esta es la situación actual: 63 vertederos con procedimiento de infracción en la Comisión Europea, plantas de reciclado con porcentajes ridículos de recuperación de residuos, pocas experiencias de recogida selectiva de los residuos municipales, exigencias europeas de reciclaje inalcanzables (50% de residuos urbanos en 10 años, y ahora es el 27%).

Gráfico Eurostat

En los residuos sólidos urbanos, el sistema de contenedores de colores (gris, amarillo, verde, azul) y de puntos limpios no es el más adecuado. Fundamentalmente porque es falso que el contenedor gris acoja sólo materia orgánica, bien al contrario, alberga toda la basura mezclada que el usuario no sabe, no quiere o no puede separar.

¿Qué se debería hacer entonces? Usar instrumentos económicos como las tasas al vertido y la incineración, programas de pago por generación, de responsabilidad ampliada del productor, sistemas de depósito y retorno de envases, implantación de quinto contenedor para la fracción orgánica fermentable de los residuos domésticos o, mejor aún, desarrollar experiencias de recogida “puerta a puerta”, como exitosamente están llevando a cabo más de 100 municipios en Cataluña y otros en Gipuzkoa y Navarra.
Se hace necesaria una transición hacia una sociedad eficiente en el uso de los recursos, que responsabilice al ciudadano con los residuos que genera. Los mensajes que hasta ahora se han venido lanzando son erráticos: lo que tiene que hacer el consumidor no es reciclar sus desechos, sino separar para optimizar su recuperación.

Fuente: Periódico Diagonal


UTILIZAMOS COOKIES PARA ANALÍTICA WEB. AL CONTINUAR NAVEGANDO, ENTENDEMOS QUE LAS ACEPTA. MÁS INFORMACIÓN EN NUESTRA POLÍTICA DE COOKIES.
CERRAR
x