Tag Archives:

9 formas de reducir nuestros residuos

Si nos paramos a pensar en nuestros hábitos de consumo, nos daremos cuenta de que la mayor parte de los residuos que generamos son envases y embalajes de alimentos u otros objetos. Por material, el residuo más abundante es el plástico. Por eso es importante que hagamos de ellos el objetivo principal de nuestras prácticas de reducción. En general podríamos seguir estos consejos para generar menos residuos:

Logo Reduce

  1. Cuantos menos envases o embalajes, mejor (por ejemplo, a granel).
  2. Cuanto más grande es el formato, mejor (por tanto, evitar formatos monodosis).
  3. Teniendo en cuenta la reutilización y reciclabilidad, el mejor envase sería el de vidrio, luego las latas metálicas, cartón, plástico, y por último el tetrabrik.
  4. Cuanto más dure un producto, aunque cambie de manos, más retrasamos la generación del residuo.
  5. Tratar de evitar todo lo que sea de un solo uso, como por ejemplo el papel y plástico desechable (servilletas de papel, papel de cocina, vajilla y cubiertos de plástico*…), que además no se puede reciclar.
  6. Mejor si el producto es rellenable (rotuladores) o recargable (baterías).
  7. Utilizar fiambreras u otro recipientes en lugar del papel de aluminio o film transparente.
  8. Los jabones concentrados son una opción eficiente desde el punto de vista del envase que los contiene y de su transporte (más cantidad en menos peso).
  9. Imprimir lo indispensable, y a ser posible, en papel reutilizado o 100% reciclado y libre de cloro.

La conclusión es que para generar los menos residuos posibles solo habría que comprar lo que seamos capaces de hacer “desaparecer por completo”. Por ejemplo, si compramos una barra de pan y nos la comemos toda, no habríamos producido ningún residuo.

*En Francia, a partir de 2020 solo se permitirán las vajillas desechables que contengan un 50% o más de materiales biodegradables.

La jerarquía del residuo

La Directiva 2008/98/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 19 de noviembre de 2008, estableció por primera vez la llamada jerarquía de los residuos. El primer objetivo de cualquier política en materia de residuos debe ser reducir al mínimo los efectos negativos de la generación y la gestión de los residuos para la salud humana y el medio ambiente. La política en materia de residuos debe tener también por objeto reducir el uso de recursos y favorecer la aplicación práctica de la jerarquía de residuos.
La jerarquía de residuos establece en general un orden de prioridad de lo que constituye la mejor opción global para el medio ambiente en la legislación y la política en materia de residuos:
jerarquia-residuos
Esta pirámide entronca además con la conocida regla de las tres erres (3R):

Logo 3R

La Iniciativa 3R surgió en Japón en 2002 y fue difundida en la cumbre del G8 de junio de 2004, con el fin de promover a nivel mundial una sociedad orientada al reciclaje, que utilizara de manera eficaz los recursos y materiales. Reducir y reutilizar corresponden al productor y al consumidor; y reciclar, recuperar y eliminar corresponden al gestor.

Oportunidades de mercado relacionadas con los residuos

En un reciente informe, la Comisión de Comercio y Desarrollo Sostenible ha identificado 60 oportunidades de negocio que contribuyen al logro de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

En materia de residuos, las oportunidades están directamente alineadas con la economía circular y la reducción del desperdicio alimentario (alimentos y envases). Al adoptar un enfoque circular para el diseño, la fabricación y la reutilización, estos modelos de negocio mantienen los recursos en juego durante el mayor tiempo posible, recuperando y reutilizando los materiales y productos usados:

davos_informe_2017

  1. Modelos circulares en automoción. Las tasas de recogida de vehículos al final de su vida son en general muy altas (más del 70% en la UE, por ejemplo). Sin embargo, solo un pequeño número de componentes suele ser el responsable de poner fin a la vida útil de un vehículo, que podría ampliarse significativamente si estos componentes se rehicieran y utilizaran en coches de ocasión.
  2. Modelos circulares en los aparatos eléctricos y electrónicos. Muchos electrodomésticos y mucha maquinaria industrial están bien adaptados a los modelos circulares, pero son recogidos y reutilizados mucho menos que los coches. Una lavadora, por ejemplo, suele contener entre 30 y 40 kg de acero, por lo que una máquina reacondicionada podría reducir los costes de materiales en un 60%. Las empresas podrían pasar de la venta al alquiler de maquinaria o reparación, para asegurarse que la recogida y la renovación sean óptimas. Este cambio animaría a los fabricantes a diseñar productos con menores riesgos de quedar obsoletos y mayor durabilidad.
  3. La economía colaborativa. Al revender, ofrecer, intercambiar, alquilar y prestar ayuda, estos modelos prolongan la vida útil de bienes que consumen recursos, disminuyen la demanda de recambios y reducen los residuos hasta un 20%.
Fuente: http://report.businesscommission.org/uploads/BetterBiz-BetterWorld_170215_012417.pdf

La Agenda 21 de los residuos

El Agenda o Programa 21 es un plan integral de acción a nivel mundial, nacional y local en todos los ámbitos en que los que el ser humano tiene un impacto en el medio ambiente. Fue firmada por más de 178 países en la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (UNCED), que tuvo lugar en Río de Janeiro en junio de 1992.

Agenda_21_CoverEntre los objetivos de la agenda en materia de residuos figuran:

  1. Reducción al mínimo de los residuos:
    - Promover el uso eficiente de materiales y recursos, teniendo en cuenta los ciclos de vida de los productos, con el fin de lograr los beneficios económicos y ambientales de utilizar los recursos de manera más eficiente y producir menos residuos.
    - Desarrollar procesos para reducir la generación de residuos, tratar los residuos antes de su eliminación y hacer uso de materiales biodegradables.
    - Reducir hasta donde sea posible la producción de residuos peligrosos, como parte de un sistema integrado de producción menos contaminante.
  2. Aumento al máximo de la reutilización y el reciclado ecológicamente racionales:
    - Aprovechar al máximo las materias primas, utilizando los residuos derivados de los procesos de producción.
    - Estabilizar o reducir la producción de residuos destinados a su eliminación definitiva, formulando objetivos sobre la base del peso, el volumen y la composición de los residuos y promover su separación para facilitar el reciclado y la reutilización.
  3. Facilitar y reforzar la cooperación internacional para la gestión ecológicamente racional de los residuos peligrosos, que incluye la fiscalización y vigilancia de los movimientos transfronterizos de tales desechos, entre ellos los destinados a recuperación, mediante la aplicación de criterios internacionalmente aprobados de determinación y clasificación de los residuos peligrosos y de armonización de los instrumentos jurídicos internacionales pertinentes.
 Fuente: https://sustainabledevelopment.un.org/content/documents/1718a21_summary_spanish.pdf

Reciclaje olímpico

Las de Río 2016 serán las medallas más ecológicas de unos Juegos Olímpicos. Más del 30% de la plata y del bronce utilizados provienen de material reciclado, mientras que las medallas de oro no llevan trazas de mercurio. Las cintas que envolverán los cuellos de los atletas ganadores están hechas por un 50% de PET reciclado, procedente de botellas de plástico. Las fundas en las que los atletas guardarán el trofeo están hechas de madera curupixá, certificada por el Forest Stewardship Council (FSC).

Medalla Río 2016 reciclada

Los pódium sobre los que los atletas recibirán las medallas están hechos de materiales orgánicos y han sido diseñados para ser reutilizados como muebles después del evento. El equipo olímpico sueco viste con prendas ecosostenibles, fabricadas con materiales como el poliéster reciclado. Además, la escultura de anillos olímpicos en la playa de Copacabana está creada también con material reciclado.

El comité organizador se ha propuesto reciclar la mitad de todos los residuos producidos durante las olimpiadas, que se estiman sean en torno a 7.000 toneladas. Para conseguirlo, este mes 240 profesionales de 33 cooperativas de reciclaje de Río (grupos autónomos que recogen y separan la basura) han sido formalmente contratados para gestionar el residuo reciclable (la gran mayoría de las ciudades brasileñas carecen de esquemas de reciclaje formales). Los recolectores (catadores) estarán repartidos en tres de las cuatro sedes olímpicas (Maracaná, Parque Olímpico y Deodoro), donde recogerán recursos reciclables como botellas de plástico y latas de aluminio para llevarlos a una planta donde se clasificarán, almacenarán y venderán. Los beneficios de la venta de los materiales reciclados se dividirán entre los trabajadores y servirá para la compra de maquinaria nueva. Además, cada uno de recicladores tendrá un salario diario fijo de 80 reales (más del doble de lo normal). Este programa de reciclaje olímpico surge de una asociación entre Río 2016, Coca-Cola, el gobierno del estado de Río y el gobierno federal de Brasil.

Fuente: https://www.theguardian.com/sustainable-business/2016/aug/06/rios-waste-pickers-people-spat-at-us-but-now-were-at-the-olympics

Sanciones en España con relación a los residuos

Las sanciones por infringir la Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados, están tipificadas en el Artículo 47.

a) En el caso de infracciones muy graves:
  1. Multa desde 45.001 euros hasta 1.750.000 euros, excepto si se trata de residuos peligrosos, en cuyo caso la multa podrá ser desde 300.001 euros hasta 1.750.000 euros.
  2. Inhabilitación para el ejercicio de cualquiera de las actividades previstas en esta Ley por un período de tiempo no inferior a un año ni superior a diez.
  3. En los supuestos de infracciones tipificadas en las letras a), b), e), f), i) y k) del artículo 46.2, clausura temporal o definitiva, total o parcial, de las instalaciones o aparatos, por un plazo máximo de 5 años, salvaguardándose en estos casos los derechos de los trabajadores de acuerdo con lo previsto en la legislación laboral.
  4. En los supuestos de infracciones tipificadas en las letras a), b), e), f), g), i) y k) del artículo 46.2, revocación de la autorización o suspensión de la misma por un tiempo no inferior a un año ni superior a diez.
b) En el caso de infracciones graves:
  1. Multa desde 901 euros hasta 45.000 euros excepto si se trata de residuos peligrosos, en cuyo caso la multa será desde 9.001 euros hasta 300.000 euros.
  2. Inhabilitación para el ejercicio de cualquiera de las actividades previstas en esta Ley por un período de tiempo inferior a un año.
  3. En los supuestos de infracciones tipificadas en las letras a), b), e), g), i), j), k) y l) del artículo 46.3, revocación de la autorización o suspensión de la misma por un tiempo de hasta un año.
c) Las infracciones leves se sancionarán con una multa de hasta 900 euros. Si se trata de residuos peligrosos ésta será de hasta 9.000 euros.

En los supuestos de las infracciones reguladas en los apartados 46.2.l) y 46.3.m), el órgano que ejerza la potestad sancionadora podrá acordar también, como sanción accesoria, el decomiso de las mercancías, en cuyo caso determinará su destino final.

10 oportunidades que aprovechar de los residuos

La gestión de residuos está llamada a convertirse en uno de los motores de crecimiento y creación de empleo del siglo XXI. ¿Por qué?

1. Cada vez hay más volumen de residuos y cada vez es menor la capacidad que tiene nuestro planeta para asimilarlos. La clave es convertir esos residuos en recursos.

2. La gestión de los residuos consiste en evitarlos, reutilizarlos, reciclarlos, valorizarlos y eliminarlos, por este orden.

3. Las materias primas son más finitas que las materias primas secundarias. La materia prima secundaria es aquella sustancia que ha sido sometida a una operación de valorización y permite su uso directo como sustituto de una materia prima procedente de los recursos naturales.

4. Los residuos también sirven para generar energía eléctrica. Se hace mediante técnicas de gasificación en centrales eléctricas de biomasa.

Clasificadora de reciclaje

5. También se obtienen de ellos combustibles para el transporte. El bioetanol (a partir de azúcares) o el biodiésel (de aceites vegetales) son alternativas que reducen considerablemente las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera.

6. El de los residuos no es un sector maduro por lo que hay un importante nicho para la creación de nuevas empresas que no existe en otros mercados más consolidados.

7. Pero no solo hay oportunidades de negocio en tierra firme: en el océano también se necesita mejorar urgentemente. Según los cálculos de la ONU, cada milla cuadrada de nuestros océanos contiene un promedio de 46.000 pedazos de plástico flotantes. The Ocean CleanUp es un proyecto para limpiarlos ideado por un joven holandés.

8. Incluso en el espacio también hay un problema que resolver: la chatarra orbitando alrededor de nuestro planeta.

9. Los profesionales de este sector no solo son, evidentemente, los que se dedican a la recogida de basuras por la noche. Hay multitud de perfiles, desde un gestor medioambiental en cualquier tipo de empresa hasta la ingeniería o construcción de las grandes plantas o los técnicos y operarios de las mismas.

10. Estos son ejemplos de las posibilidades laborales en España: en 1998, había 219.000 empleos dedicados a la gestión de residuos. Diez años después la cifra aumentó un 133%, llegando a los 510.000. Además, en 2012 la tasa de paro en el sector se situaba en el 11%, cuando la del resto del país era del 25%.

Fuente: Revista GQ

Suiza es el país que mejor gestiona los residuos

Hace muchos años que Suiza viene siendo un ejemplo del reciclaje de residuos. Siendo uno de los países que más residuos por habitante genera, nada acaba en el vertedero. Según datos de 2013 del Eurostat, el 34% de la basura municipal se recicla, el 17% se composta y el 49% se incinera (con aprovechamiento energético)*. Dos son sus medidas estrella para conseguir estos resultados:

  • Ubicar contenedores por todas partes y, sobre todo, en zonas transitadas, como los supermercados.
  • Quien tira basura no reciclable, paga e infringe la ley, mientras que reciclar es gratis y obligatorio. Además, desde 2006 se eliminó el impuesto por reciclaje en vidrio, textil, plástico, bombillas, papel, aluminio, hojalata, entre otros.

De la basura reciclable llegan a las siguientes tasas de éxito: más del 90% del papel, aluminio y vidrio se recicla (antes de llevar el vidrio a reciclar tienen que quitarle los tapones y clasificarlo por color). También se llega a reciclar más del 80% de las botellas de plástico PET y los recipientes metálicos (que deben comprimirse con una prensa metálica). Y hasta el 72% de las baterías y pilas consiguen reciclarse.

Pero no solo gestionan su basura, también la de los demás, que usan para producir energía. Desde finales del siglo pasado, Suiza importa residuos del extranjero para eliminarlos. Sus principales clientes son Alemania y, en menor medida, Italia, Austria y Francia. La explicación es que al tiempo que promovían el reciclaje, los suizos inauguraron modernas plantas de procesamiento de residuos. De esta forma se convirtieron en víctimas de su reciclaje, porque dejaron de tener basura para quemar.

Kg per capita - Tratamiento de residuos municipales por tipo de tratamiento (EU-27)

Kg per capita – Tratamiento de residuos municipales por tipo de tratamiento (EU-27)

Únicamente los residuos surgidos de la combustión de desechos y algunos materiales de construcción o escorias industriales terminan aún en los vertederos.

La gestión de residuos en países como Suecia, Suiza, Austria, Alemania, Países Bajos y Noruega es una industria que da trabajo, ayuda a proteger el medio ambiente, y es, en definitiva, un ejemplo a seguir.

* Los datos estimados para el mismo periodo en España son 20% de residuos reciclados, 10% compostados, 10% incinerados, 60% llevados a vertedero.

China: vertedero global

El problema de los residuos y su reciclado es fundamental para la conservación del medio ambiente. Sin embargo, en muchos países es un asunto de poca importancia para los gobiernos. Un ejemplo es China, que tiene el dudoso honor de albergar uno de los mayores vertederos electrónicos del mundo en la ciudad de Guiyu.

VERTEDERO QUÍMICO

Pero además de residuos electrónicos, China también tiene problemas con las sustancias químicas tóxicas. De hecho este mes de agosto han explotado lugares donde se almacenaban sin las medidas de seguridad necesarias:

- 12 de agosto: explosiones en un almacén de productos químicos del puerto de Tianjin, al norte de China, causan 145 muertos y 800 heridos.
- 22 de agosto: explosión de una planta química en la provincia oriental china de Shandong, y que provocan la muerte de una persona y heridas a otras nueve.

Greenpeace ha pedido al gobierno chino que mejore la gestión de sustancias químicas peligrosas en el país, tras la decimocuarta explosión de este año (Tianjin), ya que ni siquiera se están cumpliendo los requisitos que aparecen en la legislación china. Prueba de esta falta de escrúpulos medioambientales es el hecho de que el almacén de productos tóxicos de Tianjin estuviera a sólo 560 metros de un complejo residencial o a 630 metros de la estación de tren, frente a los 1.000 que impone la ley.

VERTEDERO ELECTRÓNICO

La ciudad china de Guiyu recibía basura electrónica de todo el mundo para reprocesarla, con un costo medioambiental sumamente alto. Lo que la convirtió en el segundo lugar con más polución del planeta y desde hace años se la conoce como Ciudad Veneno.

“Antes, la basura se nos enviaba de otras partes del mundo hacia China. Esa era la principal fuente (de residuos) y el principal problema”, dijo Ma Jun, director de una de las principales ONG ecologistas, el Instituto de Asuntos Públicos y Ambientales. “Pero ahora, China se ha convertido en una potencia consumidora por sí sola”, agregó. Genera 6 millones de toneladas de desechos electrónicos al año, Estados Unidos 7,1 millones y el mundo entero 41,8 millones, según los datos de 2014 de la ONU.

Por si toda esta contaminación no fuera suficiente, China ostenta el dominio sobre el mercado de tierras raras, que podría decirse que se sustenta en su mayor disposición a asumir el impacto ambiental que esta actividad conlleva, a diferencia de otros países.

Los residuos peligrosos

Desde el 1 de junio de 2015 comenzó a aplicarse el Reglamento (UE) 1357/2014 de 18 de diciembre de 2014 por el que se sustituye el anexo III de la Directiva 2008/98/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, sobre los residuos y por la que se derogan determinadas Directivas. Los cambios introducidos más relevantes son:

1. Los recipientes o envases que contengan residuos tóxicos y peligrosos deberán estar etiquetados de forma clara, legible e indeleble, al menos en la lengua española oficial del Estado.

2. En la etiqueta deberá figurar: el código de identificación (características HP) y el código LER del residuo con su correspondiente descripción*. Nombre, dirección y teléfono de productor o poseedor de los residuos. Fechas de envasado y la naturaleza de los riesgos que presentan los residuos, empleando los siguientes pictogramas internacionales:

pictogramas_peligro-1024x1017

3. La etiqueta debe ser firmemente fijada sobre el envase, debiendo ser anuladas, si fuera necesario, indicaciones o etiquetas anteriores de forma que no induzcan a error o desconocimiento del origen y contenido del envase en ninguna operación posterior del residuo. El tamaño de la etiqueta debe tener como mínimo las dimensiones de 10×10 cm. No será necesaria una etiqueta cuando sobre el envase aparezcan marcadas de forma clara las inscripciones indicadas, siempre y cuando estén conformes con los requisitos exigidos.

A) Requisitos adicionales de información: Los productores de residuos peligrosos están obligados a informar a la administración ambiental competente en caso de desaparición, perdida o escape de residuos peligrosos o de aquellos que por su naturaleza o cantidad puedan dañar el medio ambiente.

B) Requisitos de trazabilidad: Cuando se trasladan residuos peligrosos, bien sea en el interior del territorio del Estado o bien desde o hacia otros países, los residuos peligrosos deben ir acompañados de un documento de identificación en el que figuren los datos relativos tanto productor, como al gestor, medio de transporte y características de peligrosidad del residuo, así como su código LER.

C) Prevención de residuos peligrosos: Los productores de residuos peligrosos están obligados a presentar anualmente a las Comunidades Autónomas un estudio de minimización de sus residuos, quedando exentos de esta obligación los pequeños productores, es decir los que generen menos de 10 toneladas.

   

*Se identificarán con letras HP, en lugar de con la letra H, para diferenciar claramente los residuos, de las sustancias. Si dicho residuo figura descrito únicamente con un 
código LER sin asterisco, el residuo será no peligroso. Si el residuo figura descrito
únicamente con un código LER con asterisco, el residuo será peligroso.

UTILIZAMOS COOKIES PARA ANALÍTICA WEB. AL CONTINUAR NAVEGANDO, ENTENDEMOS QUE LAS ACEPTA. MÁS INFORMACIÓN EN NUESTRA POLÍTICA DE COOKIES.
CERRAR
x