Tag Archives:

El problema del reciclaje de RAEE

Uno de los graves problemas de los aparatos eléctricos y electrónicos es que sus tasas de reciclaje a nivel mundial son bajas. Incluso en la Unión Europea, líder mundial en el reciclaje de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), solo el 35% de esos residuos es oficialmente reciclado. Globalmente la media baja al 20%, de manera que el 80% restante no estaría documentado y, por ejemplo, podría haber sido enterrado bajo tierra (vertedero).

WEF_A_New_Circular_Vision_for_Electronics-12

Esta ausencia de reciclaje supone una losa para la industria electrónica mundial y a medida que los dispositivos se vuelven más numerosos, más pequeños y más complejos, el problema aumenta. En la actualidad, el reciclaje de algunos tipos de RAEE y la recuperación de materiales y metales es un proceso costoso. Las otras partes de estos residuos, principalmente plásticos mezclados con metales y productos químicos, son un problema todavía más difícil de resolver. Estos residuos son complejos y pueden llegar a contener hasta 60 elementos de la tabla periódica. En algunos casos, contienen sustancias químicas peligrosas, como los retardantes de llama, algunos de los cuales son Contaminantes Orgánicos Persistentes incluidos en el Convenio de Estocolmo.

A todo esto hay que añadir la confusión de los consumidores globales sobre cómo deshacerse de ellos. Lo más habitual es que se trate como un desperdicio doméstico normal, sin depositarlo separadamente. Pero los RAEE (que incluyen baterías, bombillas, teléfonos, ordenadores o cables) deben tratarse por separado. Esta falta de concienciación sobre cómo reciclarlos, y la preocupación sobre los datos almacenados en su interior, sugiere que hay muchos RAEE en cajones, dormitorios, garajes y oficinas de todo el mundo esperando a ser gestionados.

Fuente: http://www3.weforum.org/docs/WEF_A_New_Circular_Vision_for_Electronics.pdf

El valor de los aparatos eléctricos y electrónicos

El precio medio de venta de un teléfono inteligente nuevo se situaba en 2016 en torno a los 200€ en todo el mundo, y el de uno usado en unos 118€. Sin embargo, según las estimaciones de la Universidad de las Naciones Unidas, el valor intrínseco de los metales preciosos y los plásticos que contiene un teléfono móvil es de 2€ por unidad. Así pues, el valor de las materias primas es bajo comparado con el precio de un equipo de segunda mano o uno nuevo. Entonces, si todos los teléfonos tuvieran una vida media más larga y pudieran llegar al mercado de segundo mano, su valor sería mayor.

Valor AEE

Es necesario superar el modelo económico ineficiente de “recursos-productos-residuos” y adoptar el sistema de economía circular que intenta mantener el valor de los productos durante el máximo tiempo posible. A tal efecto, debería promoverse la reutilización, la reparación, la redistribución, la readaptación y la refabricación antes de reciclar los materiales. Además, se necesita un sistema de gestión eficiente que impida que los residuos electrónicos entren en otros canales tales como los contenedores de la fracción resto o el reciclado informal. Estas soluciones deben ir acompañadas, además, de un diseño optimizado de los aparatos eléctricos y electrónicos que permita el desmontaje y la reutilización de los componentes, para que no resulte más caro repararlo que comprar uno nuevo. Ese ecodiseño también debe tener en cuenta el futuro reciclaje:

  • Facilitando la recuperación de los materiales valiosos y preciosos
  • Evitando emplear compuestos peligrosos o tóxicos
Fuente: https://www.itu.int/en/ITU-D/Climate-Change/Documents/GEM%202017/GEM%202017-S.pdf

Proyecto de orden ministerial para la plataforma RAEE

En 2018 se puso en marcha la plataforma electrónica de gestión de RAEE (residuos de aparatos eléctricos y electrónicos) del Ministerio para la Transición Ecológica. Esta web se nutre de los datos de entradas y salidas de RAEE que se registran en cada una de las instalaciones por las que van pasando estos residuos. La orden ministerial que la desarrolla entrará en vigor el 1 de julio de 2019 para los gestores (recogida, el almacenamiento o el tratamiento específico de RAEE y los centros de preparación para la reutilización) y, salvo modificaciones, estos serían los puntos más destacados:

  • Se considerará admisible un margen de error entre un 5% y un 10% en los pesos de RAEE en las entradas y salidas. Una diferencia mayor generará una alarma que aparecerá en el módulo de incidencias de la plataforma.
  • Hay que adjuntar a la plataforma electrónica los tickets de pesada que se generen en las entradas y salidas de RAEE de las instalaciones.
  • Cuando una salida de una instalación se componga de más de un RAEE o contenedor del mismo código LER-RAEE, la plataforma electrónica crea una etiqueta de lectura electrónica de lote.
  • Desde la fecha de entrada en vigor de la orden ministerial y hasta el 31 de diciembre de 2019, no se exigirá el etiquetado individual de RAEE de gran tamaño (fracciones 1, 2, 4 y 7) en aquellos casos en que los gestores reciban RAEE procedentes de puntos de recogida municipales o de la distribución.
  • Los RAEE de las fracciones de recogida 3, 5 y 6 se etiquetarán a través de contenedores utilizados en la recogida y transporte.
Nueva Plataforma

Hacer clic en la imagen para agrandarla

Más información: https://www.miteco.gob.es/es/calidad-y-evaluacion-ambiental/participacion-publica/Residuos-2018-Proyecto-OM-desarrolla-plataforma-electronica-gestion-residuos-RAEE-y-oficina-recogida.aspx

Sistema individual de RAP

Según el Real Decreto 110/2015, sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), el productor que opte por un sistema individual de responsabilidad ampliada del productor para cumplir sus obligaciones respecto a los residuos podrá constituir un:

a) Sistema individual selectivo que financie y organice la gestión de los RAEE generados por su propia marca o marcas, en todas las categorías de aparatos eléctricos y electrónicos (AEE).

b) Sistema individual no selectivo, que financie y organice la gestión de los RAAE de las mismas categorías que los AEE que el productor pone el mercado, con independencia de la marca.

c) Los productores de AEE podrán presentar otras opciones de sistemas individuales a las autoridades autonómicas competentes.

La ventaja de esta opción es también su inconveniente: tener el control total (logístico, económico) de la gestión de los residuos, ya sean propios o similares a los propios. Los sistemas individuales son más aconsejables en productos de uso profesional y cuando exista una relación directa entre el fabricante y el comprador, que asegure el acceso al residuo en cuanto se genere. También en el caso de aparatos cuya vida útil es muy larga y tardan en convertirse en residuos, de manera que su gestión es más escalonada en el tiempo.

El primer paso a seguir es la Comunicación previa de implantación de un sistema individual de gestión de residuos, ante la comunidad autónoma correspondiente. Para ello hay que acreditar los acuerdos establecidos con gestores y demás agentes implicados, que garanticen que el futuro residuo se reciclará adecuadamente.

Guía rápida de la plataforma RAEE

La nueva plataforma online de gestión de residuos aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) servirá para que gestores (de recogida, almacenamiento o tratamiento), puntos limpios y distribuidores puedan introducir sus datos sobre esos residuos de cara a la administración. A este respecto, la información más importante que facilitaría sería el archivo cronológico de entradas y salidas de residuos, y la memoria anual.

Además, permitirá seguir paso por paso todo el camino que realiza el residuo de principio a fin. La manera de conseguir esta trazabilidad es etiquetar el residuo desde el primer momento, es decir, cuando se genera de forma oficial al «ser llevado a» o «ser recogido por» entidades locales (puntos limpios), gestores o distribuidores.

Para introducir los flujos de residuos (de forma manual en “Grabación por pantalla”) primero hay que registrar la instalación con los usuarios que vayan a utilizar la plataforma. Las entradas y salidas de RAEE está previsto que se lleven a cabo mediante lectura de códigos de barra en etiquetas adosadas a cada unidad y cada contenedor donde se incluya. Según el proceso lógico que siguen los RAEE, los puntos limpios y distribuidores serían los primeros en adosar esas etiquetas y los gestores solo tendrían que leerlas. Pero si, por ejemplo, una empresa lleva RAEE a un gestor, este también podría generar la etiqueta correspondiente en la plataforma. En cuanto a la logística, la plataforma permite además la confirmación de llegada del residuo a su destino.

Por último, las administraciones y los sistemas de responsabilidad ampliada del productor solo podrán consultar la información volcada en la plataforma, nunca modificarla.

Nueva Plataforma

Nuevas categorías de AEE (segunda parte)

El Real Decreto 110/2015, sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, establece que a partir del 15 de agosto también se considerarán AEE (subrayados los que están en dos categorías, según sea su tamaño):

4. Grandes aparatos (con una dimensión exterior superior a 50 cm).

Cartuchos de impresión, tóner y otros consumibles relacionados, con partes eléctricas.
Luminarias domésticas.
Sistemas de Alimentación Ininterrumpida (SAI) y acumuladores de energía eléctrica. Transformadores, fuentes de alimentación y estabilizadores de tensión. Convertidores, inversores y variadores de velocidad o frecuencia. Equipos de medición: pinza amperimétrica, multímetro, telurómetro, medidor resistencia de aislamiento, medidor de secuencia de fases, detector de tensión, luxómetro, vigilador de aislamiento en sistemas IT. Motores y bombas incluyendo motores para persianas y puertas de garaje.
Generadores eléctricos y grupos electrógenos.
Canalizaciones eléctricas prefabricadas.
Dispositivos de recarga de vehículos eléctricos.

5. Pequeños aparatos (sin ninguna dimensión exterior superior a 50 cm).

Luminarias domésticas.
Sistemas de Alimentación Ininterrumpida (SAI) y acumuladores de energía eléctrica. Transformadores, fuentes de alimentación y estabilizadores de tensión. Convertidores, inversores y variadores de velocidad o frecuencia. Equipos de medición: pinza amperimétrica, multímetro, telurómetro, medidor resistencia de aislamiento, medidor de secuencia de fases, detector de tensión, luxómetro, vigilador de aislamiento en sistemas IT. Motores y bombas incluyendo motores para persianas y puertas de garaje.
Pequeño material eléctrico: base de toma de corriente, toma de radio y TV, conector multimedia, toma de teléfono, toma de datos, clavijas, adaptadores, prolongadores, adaptador de viaje, temporizador/programador, interruptor, interruptor de paso, interruptor electrónico, interruptor de mando, interruptor temporizador, interruptor seccionador, timbre, dispositivo de conexión, caja precableada o preequipada; cordón prolongador enrollado en tambor (enrollacables), conector, portalámparas, contador de horas, terminales.
Dispositivos de protección domésticos: interruptor automático magnetotérmico (IAM), PIA; Interruptor diferencial sin protección magnetotérmica (ID), interruptor diferencial con protección magnetotérmica (AD), ICP, Interruptor diferencial tipo B, dispositivo de protección contra sobretensiones temporales, dispositivo de protección contra sobretensiones transitorias, portafusible, fusible, bobina de emisión, reconectador.
Equipos de aparamenta y automatización industrial: interruptores automáticos; interruptores, seccionadores; contactores, arrancadores de motor, arrancadores semiconductores de motor, elementos de conmutación para circuitos de mando, portafusible, fusible, detectores de proximidad, dispositivos de parada de emergencia, detectores de caudal, bloques de conexión, autómatas programables Relés electrónicos: relés temporizadores, guardamotor, arrancador, contactos auxiliares, pulsador de carril DIN, zumbador de carril DIN, piloto de señalización. Tomas de corriente y clavijas industriales.
Cables comercializados de modo individual y que no formen parte de otro AEE.
Condensadores.
Contadores secundarios (monofásico, trifásico, de energía activa y reactiva); analizador de redes, gestor de cargas.

6. Aparatos de informática y de telecomunicaciones pequeños (sin ninguna dimensión exterior superior a los 50 cm).

Cartuchos de impresión, tóner y otros consumibles relacionados, con partes eléctricas.

Nuevas categorías de AEE (primera parte)

La nueva clasificación de los aparatos eléctricos y electrónicos, según el Real Decreto 110/2015 que transpone la Directiva 2012/19/UE, es la siguiente:

1. Aparatos de intercambio de temperatura.

Aparatos con circuitos internos donde sustancias diferentes del agua (gas, aceite, refrigerante o un fluido secundario como clorofluorocarburos (CFC), hidroclorofluorocarburos (HCFC), hidrofluorocarburos (HFC), hidrocarburos (HC) o amoníaco (NH3)) se utilizan para enfriar y/o calentar y/o deshumidificar.

2. Monitores, pantallas, y aparatos con pantallas de superficie superior a los 100 cm2.

Monitores y pantallas LED y no LED.

3. Lámparas.

Lámparas de descarga (mercurio), fluorescentes y LED.

4. Grandes aparatos (con una dimensión exterior superior a 50 cm).

Electrodomésticos, aparatos de consumo, equipos de informática y telecomunicaciones, luminarias, aparatos de reproducción de sonido o imagen, equipos de música, herramientas eléctricas y electrónicas, juguetes, equipos deportivos y de ocio, productos sanitarios, instrumentos de vigilancia y control, máquinas expendedoras y equipos para la generación de corriente eléctrica, calderas y termos que utilizan agua.

5. Pequeños aparatos (sin ninguna dimensión exterior superior a 50 cm).

Electrodomésticos, aparatos de consumo, luminarias, aparatos de reproducción de sonido o imagen, equipos de música, herramientas eléctricas y electrónicas, juguetes, equipos deportivos y de ocio, productos sanitarios, instrumentos de vigilancia y control, máquinas expendedoras y equipos para la generación de corriente eléctrica.

6. Aparatos de informática y de telecomunicaciones pequeños (sin ninguna dimensión exterior superior a los 50 cm).

Incluye los cartuchos de tinta y tóner que contengan partes eléctricas y necesiten corriente eléctrica o campos electromagnéticos.

7. Paneles fotovoltaicos grandes (con una dimensión exterior superior a 50 cm) con silicio o con teluro de cadmio.

Obligaciones para los gestores de RAEE

Los gestores de RAEE en España deben de cumplir una serie de obligaciones según su actividad de gestión. A continuación se detalla el apartado concreto del Real Decreto 110/2015, de 20 de febrero, sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos que las especifica (pinchar el enlace para leer el texto completo):

Gestión de RAEE

a) Actividades de recogida de RAEE (R‐13)

Han de cumplir las condiciones de almacenamiento fijadas en el Anexo VIII.1 (báscula, jaulas o contenedores, superficies impermeables, actividad bajo cubierto, etc…).

b) Actividades de preparación para la reutilización (R‐14)

• Deberán cumplir los requisitos técnicos establecidos en el Anexo IX.B
• Llegar a acuerdos con los gestores de tratamientos específicos para que estos alcancen los objetivos establecidos en el Anexo XIV.A y con los productores de AEE.

c) Actividades de tratamiento específico (R‐12)

Deben cumplir los requisitos establecidos en el:
Anexo VIII.2 en relación al almacenamiento.
Anexo XIII.
• Los objetivos mínimos de valorización establecidos en el Anexo XIV.A.
• No se podrán eliminar los RAEE que no hayan sido previamente sometidos a un tratamiento.

Preparación para la reutilización

Reutilización: cualquier operación mediante la cual productos o componentes que no sean residuos se utilizan de nuevo con la misma finalidad para la que fueron concebidos.

Preparación para la reutilización: la operación de valorización consistente en la comprobación, limpieza o reparación, mediante la cual productos o componentes de productos que se hayan convertido en residuos se preparan para que puedan reutilizarse sin ninguna otra transformación previa.

Directiva 2008/98/CE sobre residuos

Según la jerarquía de residuos, establecida por primera vez en la Directiva 2008/98/CE, la reutilización prevalece sobre el reciclaje y así figura en la legislación posterior de los países europeos. Pese a ello, se ha prestado atención preferente y casi exclusiva al reciclaje, pero se ha dedicado poco o ningún interés a apoyar estudios o proyectos que permitan optimizar la eficiencia de los procesos de reutilización o de preparación para la reutilización, así como a la normativa que posibilite la regulación de estas actividades. De hecho, los objetivos europeos y nacionales no distinguían entre reutilización y reciclaje, lo que ha conducido a que la logística y las instalaciones de tratamiento de residuos sean totalmente inadecuadas para la preparación de artículos para su posterior reutilización.

Los aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) son los que más deberían reutilizarse y sin embargo, según la lógica de mercado imperante, son los que tienen un ciclo de uso más corto. Cuando este se acaba no solo no se reutilizan, sino que ni siquiera se desechan correctamente, con los problemas medioambientales que esto acarrea. Según datos de la Unión Europea, se calcula que alrededor del 25% de los aparatos eléctricos que desechamos podrían reutilizarse.

De ahí que el recientemente aprobado en España Real Decreto 110/2015, sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, busque lograr ampliar su periodo de utilización. El reciclaje debe ser la penúltima opción, y solo en caso de que los aparatos hayan sufrido daños irreparables y no sea posible reintroducirlos en el mercado. Por eso se hace hincapié en que las condiciones de recogida y transporte (inicio del proceso de reutilización) aseguren la preparación para la reutilización de los RAEE y sus componentes y eviten su rotura, exceso de apilamiento, la emisión de sustancias o pérdida de materiales y el vertido de aceites y líquidos. Con este Real Decreto, España se ha convertido en el primer país de la UE que recoge en su normativa objetivos específicos de preparación para la reutilización.

Estadísticas mundiales sobre RAEE

Los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) no dejan de aumentar en todo el mundo, y la tendencia seguirá al alza debido a la aparición de tecnologías cada vez más innovadoras y productos cada vez más accesibles.

Un reciente informe constata que las cantidades totales de basura electrónica reportadas  son inferiores a la realidad y limitadas a ciertas regiones y países. Por eso reclama establecer métodos y técnicas estandarizados para facilitar una medición realista de los residuos generados en cada país, y en ello trabaja, por ejemplo, la Universidad de las Naciones Unidas (UNU). Final-Report-for-the-BIR-E-Scrap-Committee-May-2018_Página_01Además, el ritmo de introducción y promulgación de leyes para gestionar adecuadamente estos residuos contaminantes es demasiado lento comparado con su crecimiento.

La falta de datos oficiales es la razón principal de las diferencias en los tipos de residuos incluidos en las estadísticas. Se estima que tan solo el 40% de la basura electrónica generada entre los años 2003 y 2014 ha sido contabilizada y solo por unos pocos países, aparte de los Estados miembros de la Unión Europea. Según datos del Eurostat, en 2014 España recogió de forma separada poco más del 21% de RAEE generados.

Estados Unidos y Canadá junto con Europa Occidental son los que generaron más residuos por habitante: más de 20 kilos en 2016. Sin embargo, los países de Asia y Pacífico, con baja o moderada generación individual (sobre los 3 kg/hab) fueron los que generaron una mayor cantidad total: casi el 40% de toda la basura electrónica mundial. El informe proyecta que para 2025 se generarán casi 54 millones de toneladas de residuos electrónicos en todo el mundo.

Fuente: http://www.bir.org/assets/Documents/escrap/Final-Report-for-the-BIR-E-Scrap-Committee-May-2018.pdf

UTILIZAMOS COOKIES PARA ANALÍTICA WEB. AL CONTINUAR NAVEGANDO, ENTENDEMOS QUE LAS ACEPTA. MÁS INFORMACIÓN EN NUESTRA POLÍTICA DE COOKIES.
CERRAR
x