Tag Archives:

Novedades legislativas sobre RAEE en España (segunda parte)

El Real Decreto 27/2021, de 19 de enero, hace dos importantes modificaciones al Real Decreto 110/2015, sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos y al Real Decreto 106/2008, sobre pilas y acumuladores y la gestión ambiental de sus residuos:

  • Autorización de las instalaciones de gestión de residuos de pilas, acumuladores y baterías y de RAEE por las comunidades autónomas.

A. Los titulares de las instalaciones de gestión de residuos de pilas, acumuladores y baterías, que ya dispusieran de una autorización conforme al Real Decreto 106/2008, de 1 de febrero, comunicarán a las autoridades competentes de las comunidades autónomas en materia de residuos, en el plazo máximo de seis meses desde la entrada en vigor de este real decreto, la incorporación en su autorización de los códigos LER nacionales establecidos en el artículo 3 j), siempre que la misma ya contemple operaciones de gestión de los códigos LER 16 06 04, 16 06 05 y 20 01 34. La comunicación tendrá eficacia desde la fecha de su presentación.

B. Así mismo, los titulares de las instalaciones de gestión de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, que ya dispusieran de una autorización conforme al Real Decreto 110/2015, de 20 de febrero, comunicarán a las autoridades competentes de las comunidades autónomas en materia de residuos, en el plazo máximo de seis meses desde la entrada en vigor de este real decreto, la incorporación en su autorización de los códigos LER-RAEE 200123*-41*, 160211*-41*, 200136-62 y 160214-62. La comunicación tendrá eficacia desde la fecha de su presentación.

  • Adaptación de los sistemas individuales de responsabilidad ampliada del productor de AEE no selectivos.

Los sistemas individuales de responsabilidad ampliada del productor de AEE no selectivos existentes a la fecha de entrada en vigor de este real decreto, deberán comunicar dentro del plazo de 6 meses desde la publicación del presente real decreto al órgano competente de la comunidad autónoma, los tipos de aparatos que ponen en el mercado y cuyos residuos organizarán y financiarán. A partir de la fecha de entrada de la comunicación solo podrán organizar y financiar esos residuos, sin perjuicio de posteriores comunicaciones sobre nuevos tipos de aparatos que incorporen al sistema individual.

Novedades legislativas sobre RAEE en España (primera parte)

El Real Decreto 110/2015, de 20 de febrero, sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, ha incorporado los siguientes artículos en enero de 2021:

  • «Artículo 5 bis. Incentivos para la aplicación de la jerarquía de residuos. Con el fin de lograr los objetivos establecidos en el presente real decreto, las administraciones competentes harán uso de los instrumentos económicos o de otras medidas para incentivar la aplicación del principio de jerarquía de residuos, entre otros, los contemplados en el anexo IV bis de la Directiva 2008/98/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 19 de noviembre de 2008, sobre los residuos y por la que se derogan determinadas Directivas, así como en la Ley 22/2011, de 28 de julio.»
  • «5. En los traslados realizados desde los distribuidores, los sistemas de responsabilidad ampliada del productor podrán ser considerados poseedores del residuo a los efectos de actuar como operadores del traslado según lo establecido en el Real Decreto 553/2020, de 2 de junio, por el que se regula el traslado de residuos en el interior del territorio del Estado.»
  • «3. Los gestores que realicen recogida de RAEE en el marco de los acuerdos con centros de preparación para la reutilización incluirán en las instalaciones de recogida espacios habilitados para los RAEE que puedan ser destinados a la preparación para la reutilización. Los RAEE que se recojan en estas instalaciones se someterán a una revisión previa que priorice la preparación para la reutilización de los RAEE antes de su traslado a las instalaciones de tratamiento.»

Consumo sostenible

La gestión de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos se compone de una diversidad de enfoques, acciones, actores (productores, consumidores, recicladores y administraciones) y temas. La prevención, antes que el reciclaje o la reutilización, es la opción prioritaria para preservar el medioambiente. Desde el punto de vista de la producción, significa incluir la menor cantidad de elementos tóxicos en los equipos y facilitar su desensamblaje al final de su vida útil. Desde la perspectiva del consumidor, implica no solo deshacerse adecuadamente de los productos cuando ya no sirven, sino incluso evitar la compra de esos productos. En los aparatos eléctricos y electrónicos, los nuevos diseños van captando el interés de los consumidores y promueven un consumo continuo contra el que hay que rebelarse. El consumo responsable consiste, además, en elegir productos pensando en su impacto ambiental y social, teniendo en consideración hasta los procesos de producción, transporte y distribución. También optar por la reparación del producto una vez adquirido apunta a un consumo más responsable.

hardware

Ese consumo responsable favorece además la economía circular, cuyo principal objetivo es mantener el valor de los productos, materiales y recursos en la economía el mayor tiempo posible. En este modelo, el papel del consumidor es crucial: es quien decide cuándo un producto se transforma en residuo. Además, debe depositarlo en el lugar adecuado que permita su correcto tratamiento: para recuperar materiales y para proteger el medio ambiente y la salud de quienes lo tratan.

Contaminación encubierta por la brecha digital

El Convenio de Basilea, sobre el control de los movimientos transfronterizos de los desechos peligrosos y su eliminación, prohibía desde su entrada en vigor en 1992 la exportación e importación de residuos contaminantes. La prohibición tenía efecto inmediato para los residuos destinados a ser eliminados y a partir de 1997 para los residuos destinados a ser reciclados. Es el acuerdo ambiental mundial más exhaustivo en materia de residuos, y actualmente ha sido ratificado por 183 países entre los que no están Estados Unidos, que simplemente lo ha firmado.

¿A qué países se exportan estos contaminantes?

Sin embargo, hay evidencias de tráfico ilegal de desechos electrónicos entre los países más desarrollados y menos desarrollados. Ghana, Nigeria, China, India y Pakistán son los grandes receptores de esta “mercancía de segunda mano”, enviada con la excusa de reducir la brecha digital entre Norte y Sur. Organizaciones y administraciones públicas envían toda clase de material informático para contribuir al desarrollo tecnológico de los países más desfavorecidos.

En la Unión Europea, cuyos países miembros han ratificado el convenio, la legislación especifica que los productos son reutilizables si son testados para asegurar su funcionamiento y van correctamente embalados y etiquetados. Aun así, se estima que entre el 25% y el 75% de la mencionada mercancía exportada (uno de cada tres contenedores según las inspecciones aduaneras) está destrozada y no puede ser reutilizada.

El Convenio de Basilea, aunque necesario, no se ha mostrado del todo eficaz a la hora de evitar el llamado “dumping” medioambiental.

10 soluciones para el problema de los RAEE

La iniciativa destinada a la resolución del problema de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (Solving the E-waste Problem, StEP), en la que participa el sector privado, instituciones académicas, gobiernos, organizaciones no gubernamentales y organizaciones internacionales, ha establecido el siguiente conjunto de orientaciones para desarrollar sistemas de gestión y legislación sobre RAEE:

  1. Establecer un marco jurídico claro para la recogida y el reciclaje de RAEE.
  2. Introducir el concepto de “responsabilidad ampliada del productor” para garantizar que los productores financien la recogida y el reciclado de RAEE.
  3. Aplicar las leyes a todos los actores implicados y reforzar los mecanismos de control y cumplimiento para garantizar unas condiciones equitativas.
  4. Crear condiciones de inversión favorables para que los recicladores experimentados contribuyan con sus conocimientos técnicos.
  5. Crear un sistema de licencias o fomentar la certificación mediante normas internacionales para la recogida y el reciclaje.
  6. Utilizar el sistema de recogida informal para recoger RAEE y garantizar que se envíen a plantas de tratamiento autorizadas mediante incentivos.
  7. En los casos en que no existan instalaciones locales de tratamiento final para una fracción de RAEE, garantizar el acceso a plantas de tratamiento internacionales.
  8. Garantizar que los costes de funcionamiento del sistema sean transparentes e incentivar la competencia en el sistema de recogida y reciclaje en favor de una mejor relación coste-eficacia.
  9. Concienciar a todos los implicados en la recogida y el reciclaje de RAEE sobre los peligros para el medio ambiente y la salud de las personas, así como de las opciones existentes para tratar RAEE de una forma ambientalmente racional.
  10. Concienciar a los consumidores sobre los beneficios ambientales del reciclaje.
Fuente: https://www.itu.int/en/ITU-D/Environment/Documents/Toolbox/GEM-2020-Spanish.pdf

Cómo evitar que los RAEE se traten como chatarra

La práctica de recoger o comprar residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) y manipularlos junto con la chatarra metálica es, lamentablemente, muy común en todo el mundo. No es lo deseable porque esta práctica da lugar a problemas ambientales, de salud y de seguridad, ya que los RAEE pueden incluir sustancias peligrosas que deben extraerse y tratarse adecuadamente.

Además, el cumplimiento del objetivo mínimo de recogida de RAEE ha demostrado ser extremadamente difícil para la mayoría de los estados de la Unión Europea debido a la existencia de estos flujos de RAEE no oficiales.

¿Por qué sucede esto?

Principalmente porque los sistemas colectivos de responsabilidad ampliada de los productores (SCRAP) carecen de las competencias y la autoridad para acceder a los datos de las instalaciones. Por lo tanto, no hay casi información fiable sobre las toneladas de RAEE afectadas por estas prácticas. Ni siquiera hay una metodología apropiada y armonizada para reunir datos sobre la cantidad de RAEE que desaparece en el flujo de chatarra metálica.

WEEE-in-Metal-Scrap_Issue-paper_Draft_v7_Final-1

¿Cómo solucionar esto?

➢ Prohibiendo la práctica de comprar y tratar chatarra metálica que contenga RAEE, a no ser que sean tratados y procesados en instalaciones autorizadas.
➢ Inspeccionando y sancionando a las instalaciones que tratan RAEE y solo están autorizadas para tratar chatarra metálica.
➢ Estableciendo procedimientos fiables de recogida de datos para estimar los RAEE contenidos en la chatarra.
➢ Asegurando que los RAEE que siguen estas rutas puedan ser vigilados adecuadamente obligando al sector de la chatarra que informe sobre sus procesos y volúmenes.

Fuente: https://weee-forum.org/wp-content/uploads/2020/10/WEEE-in-Metal-Scrap_Issue-paper_Draft_v7_Final.pdf

Todas las categorías de aparatos eléctricos y electrónicos

En la siguiente tabla se puede ver cómo se categorizan todos los aparatos eléctricos y electrónicos (AEE) según el Real Decreto 110/2015, de 20 de febrero, sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos. La lista exhaustiva se describe en la guía oficial del Ministerio de Industria.

Categorías de AEE
1) Aparatos de intercambio de temperatura
Frigoríficos, congeladores, aparatos que suministran automáticamente productos fríos, aparatos de aire acondicionado, equipos de deshumidificación, bombas de calor, radiadores de aceite y otros aparatos de intercambio de temperatura que utilicen otros fluidos que no sean el agua.
2) Monitores, pantallas, y aparatos con pantallas de superficie superior a los 100 cm² Pantallas, televisores, marcos digitales para fotos con tecnología LCD, monitores, ordenadores portátiles, incluidos los de tipo «notebook».
3) Lámparas Lámparas fluorescentes rectas, lámparas fluorescentes compactas, lámparas fluorescentes, lámparas de descarga de alta intensidad, incluidas las lámparas de sodio de presión y las lámparas de haluros metálicos, lámparas de sodio de baja presión y lámparas LED.
4) Grandes aparatos (con una dimensión exterior superior a 50 cm)
Lavadoras, secadoras, lavavajillas, cocinas, cocinas y hornos eléctricos, hornillos eléctricos, placas de calor eléctricas, luminarias; aparatos de reproducción de sonido o imagen, equipos de música (excepto los órganos de tubo instalados en iglesias), máquinas de hacer punto y tejer, grandes ordenadores, grandes impresoras, copiadoras, grandes máquinas tragaperras, productos sanitarios de grandes dimensiones, grandes instrumentos de vigilancia y control, grandes aparatos que suministran productos y dinero automáticamente.
5) Pequeños aparatos (sin ninguna dimensión exterior superior a 50 cm)
Aspiradoras, limpiamoquetas, máquinas de coser, luminarias, hornos microondas, aparatos de ventilación, planchas, tostadoras, cuchillos eléctricos, hervidores eléctricos, relojes, maquinillas de afeitar eléctricas, básculas, aparatos para el cuidado del pelo y el cuerpo, calculadoras, aparatos de radio, videocámaras, aparatos de grabación de vídeo, cadenas de alta fidelidad, instrumentos musicales, aparatos de reproducción de sonido o imagen, juguetes eléctricos y electrónicos, artículos deportivos, ordenadores para practicar ciclismo, submarinismo, carreras, remo, etc., detectores de humo, reguladores de calefacción, termostatos, pequeñas herramientas eléctricas y electrónicas, pequeños productos sanitarios, pequeños instrumentos de vigilancia y control, pequeños aparatos que suministran productos automáticamente, pequeños aparatos con paneles fotovoltaicos integrados.
6) Aparatos de informática y de telecomunicaciones pequeños (sin ninguna dimensión exterior superior a los 50 cm) Teléfonos móviles, GPS, calculadoras de bolsillo, ordenadores personales, impresoras, teléfonos.
7) Paneles fotovoltaicos grandes (con una dimensión exterior superior a 50 cm)

¿Cómo duplicar el reciclaje de RAEE en Europa?

En 2017 Europa recicló aproximadamente el 37% de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) que generó (España el 26%). Podría reciclarse más RAEE si se implementarán estas medidas:

Mejoras que afectan a los productores de aparatos eléctricos y electrónicos (AEE) Mejoras que afectan a los gestores de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE)
Mejora de la normativa ∙ Controles para hacer cumplir la normativa
∙ Establecer objetivos conjuntos de preparación de reutilización y reciclaje, además de objetivos por rendimiento
∙ Sistemas de responsabilidad ampliada del productor
∙ Solicitar los mismos datos para el registro de productores y para las declaraciones de aparatos en toda la Unión Europea
∙ Obligar a declarar las cantidades puestas en el mercado
∙ Hacer cumplir la normativa con inspecciones, actuando contra los operadores no autorizados, compartiendo la responsabilidad de los residuos peligrosos entre todos los agentes implicados
∙ Establecer unos estándares mínimos de calidad para el tratamiento
∙ Establecer objetivos específicos de “preparación para la reutilización”
∙ Armonización en la presentación de informes y sistema de verificación de lo que se informa
Mejora de la eficiencia ∙ Tener en cuenta el desmontaje al diseñar el aparato
∙ Seguimiento del producto desde que se fabrica hasta que se recicla
∙ Sistemas de devolución de los aparatos a sus productores
∙ Desmontar el aparato según dice el fabricante
Mejora en la financiación ∙ Monitorear el canibalizado y las pérdidas económicas que supone
∙ Tener en cuenta el índice de canibalizado en los contratos
∙ Crear grupos de trabajo con las partes interesadas
∙ Monitorear los costes operativos
∙ Definir unos costes operativos mínimos (no negociables) para realizar auditorías de cumplimiento
∙ Convertir el estándar CENELEC EN 50625 en obligatorio para cada operador
Mejora en la concienciación ∙ Incentivar económicamente el reciclaje
∙ Guía práctica para distinguir entre preparación para la reutilización y reutilización
∙ Informar sobre los flujos de RAEE
∙ Proporcionar instrucciones de desmontaje a los usuarios
∙ Intercambiar información relevante para el reciclaje y preparación para la reutilización entre productores
y recicladores
∙ Guía armonizada sobre clasificación y gestión de residuos
∙ Establecer una red de operadores autorizados de preparación para la reutilización
Fuente: http://trinomics.eu/wp-content/uploads/2020/06/Trinomics-2020-Limits-of-Recycling.pdf

Cómo deshacerse de los aparatos eléctricos y electrónicos

Cualquiera que tenga un aparato eléctrico o electrónico usado o viejo tiene dos opciones: destinarlo a su reutilización o desecharlo separadamente del resto de residuos. La primera opción es la más deseable, incluso en el caso de que los aparatos usados no funcionen correctamente. Ese segundo uso solo será posible si se entrega:

֍ a entidades sociales sin ánimo de lucro que arreglan y/o venden esos aparatos,
֍ a empresas dedicadas al mercado de segunda mano con entrega in situ o con recogida a domicilio, o
֍ a través de otras vías de reutilización y alargamiento de la vida útil de los productos, como por ejemplo de particular a particular.

wallapop-televisiones
En el segundo supuesto, la responsabilidad medioambiental de los usuarios de estos aparatos concluye con la entrega del residuo (RAEE) en las instalaciones o puntos de recogida:
֍ de las Entidades Locales. Es decir, en los puntos limpios de los ayuntamientos, que pueden ser:

– fijos: instalación permanente en un punto concreto del municipio.
– móviles: cuando un camión multirresiduo recorre diferentes zonas del municipio.

֍ de los distribuidores. En muchas tiendas que venden estos aparatos hay contenedores específicos donde depositarlos cuando se convierten en residuos.
֍ de los gestores de residuos. Requiere ir a la instalación del gestor autorizado a entregar el RAEE.
֍ con su entrega en las redes de recogida de los productores de AEE. Los productores de aparatos eléctricos y electrónicos son, a grosso modo, los fabricantes o importadores.

Medidas legislativas para prevenir RAEE

Francia es el país que más lejos ha ido hasta ahora en materia de prevención de RAEE, seguido de España, Austria e Italia.

FRANCIA
• Es el primer país de la Unión Europea que prohíbe destruir nuevos productos no vendidos. Esto incluye textiles, productos electrónicos, productos de higiene diaria, zapatos, libros y electrodomésticos. Los artículos no vendidos deben prepararse o donarse para su reutilización, o reciclarse.
• Introduce una etiqueta con un índice de reparabilidad para equipos eléctricos y electrónicos. Para combatir la obsolescencia prematura, la etiqueta alerta al consumidor si el producto es reparable, difícil de reparar o no reparable.
• Introduce la obligación de informar sobre el período de disponibilidad de los repuestos necesarios para la reparación de un producto y la disponibilidad de software.

ESPAÑA
• Facilita el intercambio de información entre productores y organizaciones de reutilización.
• Establece un objetivo nacional vinculante para la reutilización de grandes electrodomésticos y pequeños equipos informáticos y de telecomunicaciones.

No-time-to-waste_Europes-new-waste-prevent_web_Página_01

AUSTRIA
• Introduce una etiqueta específica para productos reutilizados: ReVital certifica la buena calidad de productos de segunda mano. Los electrodomésticos usados, equipos deportivos y de ocio, muebles y otros artículos para el hogar se recogen separadamente, se reparan y se restauran.

ITALIA
• Establece criterios obligatorios de sostenibilidad ambiental que deben tenerse en cuenta en la contratación pública. Los criterios de prevención de residuos son: reducción del uso de sustancias peligrosas y reducción cuantitativa de residuos. En el caso de equipos de oficina eléctricos y electrónicos y consumibles relacionados, o aparatos de telecomunicaciones, significa adquirir productos de larga duración, fácilmente reutilizables que, además, contienen materiales reciclados y no han requerido de ningún o casi ningún material tóxico en todo su ciclo de vida.

Fuente: https://mk0eeborgicuypctuf7e.kinstacdn.com/wp-content/uploads/2020/05/No-time-to-waste_Europes-new-waste-prevent_web.pdf