Tag Archives:

Medidas legislativas para prevenir RAEE

Francia es el país que más lejos ha ido hasta ahora en materia de prevención de RAEE, seguido de España, Austria e Italia.

FRANCIA
• Es el primer país de la Unión Europea que prohíbe destruir nuevos productos no vendidos. Esto incluye textiles, productos electrónicos, productos de higiene diaria, zapatos, libros y electrodomésticos. Los artículos no vendidos deben prepararse o donarse para su reutilización, o reciclarse.
• Introduce una etiqueta con un índice de reparabilidad para equipos eléctricos y electrónicos. Para combatir la obsolescencia prematura, la etiqueta alerta al consumidor si el producto es reparable, difícil de reparar o no reparable.
• Introduce la obligación de informar sobre el período de disponibilidad de los repuestos necesarios para la reparación de un producto y la disponibilidad de software.

ESPAÑA
• Facilita el intercambio de información entre productores y organizaciones de reutilización.
• Establece un objetivo nacional vinculante para la reutilización de grandes electrodomésticos y pequeños equipos informáticos y de telecomunicaciones.

No-time-to-waste_Europes-new-waste-prevent_web_Página_01

AUSTRIA
• Introduce una etiqueta específica para productos reutilizados: ReVital certifica la buena calidad de productos de segunda mano. Los electrodomésticos usados, equipos deportivos y de ocio, muebles y otros artículos para el hogar se recogen separadamente, se reparan y se restauran.

ITALIA
• Establece criterios obligatorios de sostenibilidad ambiental que deben tenerse en cuenta en la contratación pública. Los criterios de prevención de residuos son: reducción del uso de sustancias peligrosas y reducción cuantitativa de residuos. En el caso de equipos de oficina eléctricos y electrónicos y consumibles relacionados, o aparatos de telecomunicaciones, significa adquirir productos de larga duración, fácilmente reutilizables que, además, contienen materiales reciclados y no han requerido de ningún o casi ningún material tóxico en todo su ciclo de vida.

Fuente: https://mk0eeborgicuypctuf7e.kinstacdn.com/wp-content/uploads/2020/05/No-time-to-waste_Europes-new-waste-prevent_web.pdf

Prevenir los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos

Cuando se habla de prevención en materia de residuos surgen dos conceptos implicados: ecodiseño y ciclo de vida del producto. El ecodiseño consiste en la integración de las consideraciones ambientales durante la fase de diseño y desarrollo del producto, teniendo en cuenta todo su ciclo de vida y a la vez, sin comprometer ninguna de las restantes propiedades del producto: coste, seguridad, calidad, utilidad, etc. Por ciclo de vida de un producto se entiende el conjunto de etapas desde la extracción y procesamiento de sus materias primas, la producción, comercialización, transporte, utilización, hasta la gestión final de sus residuos.

Análisis Ciclo Vida

Fuente: Ihobe

Para evaluar el impacto que un diseño puede producir sobre el medio ambiente existen diferentes métodos y entre ellos el análisis del ciclo de vida (ACV) de un producto, considerado como el método más completo, ya que permite evaluar las cargas ambientales asociadas a un producto o proceso, identificando y cuantificando los recursos materiales y energéticos utilizados y las emisiones al medio ambiente, analizando los impactos producidos y, por último, evaluando posibles mejoras. El ACV es una herramienta esencial para conocer el impacto ambiental de un producto en su ciclo de vida, así como una orientación estratégica hacia qué actuaciones debe emprender la empresa con el fin de reducir el impacto ambiental, sin que por ello se trasladen impactos a otras etapas del ciclo de vida del producto.

Un Plan de Prevención de RAEE es un documento técnico en el que se recoge la política de prevención de RAEE de un productor de aparatos eléctricos y electrónicos. Es un requisito legal de obligado cumplimiento establecido en el RD 110/2015. Este plan debe contener:

• Medidas de prevención que se pondrán en marcha.
• Objetivos de prevención a medio plazo (tres años) y largo plazo.
• Cantidad, en aquellos casos en los que sea posible, de los residuos evitados.
• Propuesta de indicadores de seguimiento.

Preguntas frecuentes sobre el representante autorizado en España

1. ¿Cuándo debe tener un productor de aparatos eléctricos o electrónicos un representante autorizado?
Es obligatorio que un productor tenga un representante autorizado en España siempre que se dedique a la venta a distancia y no esté establecido en España. Del mismo modo, un fabricante español para vender directamente en otro Estado miembro de la Unión Europea, precisará disponer de un representante autorizado en dicho Estado.

2. ¿Qué tipos de productores existen?
El Real Decreto 110/2015, sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), distingue los siguientes tipos de productores, con independencia de que se trate de personas físicas o jurídicas:

  1. Fabricante: fabrica en España o fabrica para terceros con la marca de otra empresa, en cuyo caso este segundo es el productor.
  2. Vendedor de marca blanca, marca propia o marca de distribución: es productor de los aparatos que vende, sean fabricados en España por otra empresa a su nombre, sean fabricados en otro país e importados.
  3. Importador: importa un aparato desde un Estado miembro de la Unión Europea o desde un tercer país para su venta en España.
  4. Distribuidor: si importa alguno de los aparatos eléctricos y electrónicos (AEE) que comercializa, pasa a ser un productor (importador) en relación a dichos aparatos. Si la totalidad de los aparatos que comercializa los ha adquirido de fabricantes o importadores que ya son productores en España, el distribuidor no es un productor.
  5. Vendedor a distancia: si está establecido fuera de España y vende AEE a distancia directamente a hogares particulares o a usuarios profesionales en España, es productor.

En los casos 1 a 4 el productor ha de registrarse y declarar su condición de productor o, alternativamente, operar a través de un representante autorizado. En el caso 5, sin embargo, es obligatorio que disponga de un representante autorizado en España.

3. ¿Qué información del productor debe aportar el representante autorizado al Registro Integrado Industrial del Ministerio de Industria, Energía y Turismo?
En el caso de que un productor tenga un representante autorizado en España, debe aportarse la misma información que se solicita a cualquier productor español. Como única diferencia, el representante autorizado debe presentar el NIF español, mientras que el productor deberá presentar el NIF de su país de origen.

4. ¿Puede una persona física o jurídica ser representante autorizado de varios productores?
Sí. No existe limitación al respecto, siempre que justifique de forma separada las obligaciones de cada uno de ellos.

Representante autorizado en la Unión Europea

El mercado de la electrónica de consumo no cesa de expandirse, los ciclos de innovación se hacen más breves y la sustitución de los aparatos se acelera, convirtiendo rápidamente a los aparatos eléctricos y electrónicos en una creciente fuente de residuos. Además, los componentes peligrosos contenidos en ellos constituyen un problema importante durante la fase de gestión de los residuos. Estos productos vendidos en la Unión Europea están sujetos a la responsabilidad ampliada del productor, al que se obliga a hacerse cargo de esos futuros residuos. Para ello, el productor debe estar establecido en el Estado miembro que venda, o de lo contrario, deberá nombrar a un representante autorizado que se responsabilice del cumplimiento de sus obligaciones in situ.

En los artículos 16 y 17 de la DIRECTIVA 2012/19/UE DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO, de 4 de julio de 2012 sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), viene descrita la figura del representante autorizado. Los Estados miembros se asegurarán de que cada productor o su representante autorizado esté registrado y tenga la posibilidad de introducir en línea en el registro nacional toda la información pertinente de forma que se reflejen las actividades de dicho productor en dicho Estado miembro. Es decir, el productor o su representante deben estar registrados como tales en ese país y hacer las declaraciones pertinentes de los productos que ponen en el mercado. También se detalla quién es exactamente el productor: cualquier persona física o jurídica que, con independencia de la técnica de venta utilizada,
a) fabrique AEE bajo su propio nombre o su propia marca, o los diseñe o fabrique y comercialice bajo su nombre o marca,
b) revenda bajo su propio nombre o su propia marca aparatos fabricados por terceros, sin que pueda considerarse «productor» al vendedor si la marca del productor figura en el aparato,
c) se dedique profesionalmente a la introducción en el mercado de AEE procedentes de terceros países o de otro Estado miembro.

Más información y consultas.

Texto completo de la DIRECTIVA 2012/19/UE

RAEE: Una mina de oro

Los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) suponen un recurso más rico que cualquier depósito natural. Una tonelada de estos residuos puede contener 17 veces más oro que una tonelada extraída de una mina de oro. Además, el reciclaje puede ser de dos a diez veces más eficiente energéticamente que fundir lo que se extrae de las minas: el oro reciclado produce un 80% menos de emisiones de CO₂ que el que es extraído. Y encima de todo, su reciclaje evita que se acumulen en vertederos, donde representan el 70% de lo que se deposita.

La demanda de metales reciclados va en aumento porque reduce la huella ambiental de un producto. Asimismo, si son reciclados están libres de problemas de abastecimiento como los que afectan a los minerales en conflicto. Y si se añade la volatilidad de los precios de las materias primas, el reciclaje se convierte en una fuente de suministro más estable.

La industria de los vehículos eléctricos, consciente de la necesidad de reciclar sus valiosas baterías, está invirtiendo en su reciclaje a gran escala. Ahora mismo es la punta de lanza de otras industrias. Hay que tener en cuenta que, por el momento, la recogida, desmontaje y recuperación suponen una carga económica para los recicladores. Lo más habitual es que los materiales contenidos en los RAEE no puedan extraerse fácilmente y de forma barata. Sin embargo, con un precio del carbón en ascenso y un esperado aumento del rendimiento gracias a la ayuda de tecnologías mejoradas, la balanza se inclinará progresivamente a favor del reciclaje.

Fuente: https://www.lombardodier.com/goldmine

El complicado proceso de reciclaje de RAEE (1ª parte)

Hay muchos tipos diferentes de plásticos en una cafetera y eso dificulta bastante su reciclaje. Los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) deben reducirse a sustancias esenciales, como si de una actividad minera se tratara. Requieren de un tratamiento especializado que muchas veces se divide entre varias instalaciones o plantas. Es el caso por ejemplo de televisores, plásticos HDPE (polietileno de alta densidad), metales o bombillas.

Las instalaciones de reciclaje deben adaptarse todo el tiempo. Por ejemplo, para los tubos fluorescentes, se cortan los extremos, se aspira el interior y se recicla su polvo de mercurio para hacer nuevas bombillas. Pero en poco tiempo, las bombillas LED comenzarán a introducirse en los centros de reciclaje (su vida útil es de aproximadamente 10 años y ya son populares desde hace siete). Será necesario diseñar un proceso completamente nuevo para tratar con ellas. Cada cierto tiempo, las plantas de tratamiento llegan a un punto de inflexión en el que toda su maquinaria y tecnología tiene que ser reemplazada.

Veolia robot

Uno de los grandes impedimentos a la hora de llevar a cabo el proceso del reciclaje es no saber cómo está ensamblado el producto. Todo el proceso sería mucho más eficiente si los fabricantes incluyeran información útil en sus dispositivos. Podría ser un archivo con instrucciones legibles por robots para proceder al desmantelamiento de la forma más fácil, barata y efectiva. Sin embargo, los fabricantes son, en su mayoría, reticentes a compartir el diseño de sus productos.

Fuente: https://rethink.ft.com/articles/growing-problem-ewaste/

Kenia no quiere más aparatos de fuera si no son nuevos

El gobierno de Kenia prohibirá la importación de aparatos eléctricos o electrónicos de segunda mano en 2020. La medida estará incluida en el Reglamento de Responsabilidad Extendida del Productor, que entrará en vigor previsiblemente en marzo.

El problema de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) en Kenia se ha ido agravando con el tiempo, con la particularidad de que la mayoría proviene de países desarrollados aunque camuflados como productos usados que pueden tener una segunda vida en el país africano. Ese es el resquicio que aprovechan esos países para un traslado de residuos que está expresamente prohibido por el Convenio de Basilea. La mayoría de estos dispositivos son importados como donaciones a escuelas e instituciones.

Se prevé que una vez comience la prohibición, los kenianos de bajos ingresos serán los más afectados porque se verán obligados a comprar nuevos dispositivos a un coste mayor. También está previsto que quienes vendan equipos no biodegradables se adhieran al sistema de depósito, devolución y retorno (SDDR), de manera que al comprar un aparato se cobre una cantidad que será reembolsada al desecharlo en el lugar adecuado o comprar uno nuevo. Pretenden que las compañías implicadas establezcan centros de recogida separada de RAEE como parte de la solución al problema. Actualmente Kenia ni siquiera tiene datos precisos del RAEE que genera, pero sí han calculado que recogen unas 25 toneladas mensuales teniendo capacidad para recoger 100.

Fuente: https://innovation-village.com/kenya-to-ban-importation-of-second-hand-electronic-gadgets-in-2020/

El desafío de no perder recursos/residuos

La Agencia Europea de Medio Ambiente advierte en un reciente informe de la pérdida de recursos derivada de una gestión ineficiente de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (incluidas las baterías). Es fundamental reutilizar y reciclar esos residuos manteniendo alto su valor una vez tratados y reduciendo la obtención de materias primas.

La cantidad de RAEE generados en Europa supera los 10 millones de toneladas por año, de las cuales se recogen de forma separada para su reciclaje en torno al 40%. Aunque los metales básicos que incluyen, como los ferrosos, aluminio y cobre, se reciclan bastante, otras muchas materias primas críticas y tierras raras no se recuperan de manera efectiva debido a que:

  • están presentes en cantidades muy bajas
  • los bajos precios del mercado no cubren los costes del reciclaje
  • la falta de tecnologías de reciclaje adecuadas a escala comercial
  • límites metalúrgicos de los procesos de recuperación en términos de ductilidad, maleabilidad, propiedades físicas, apariencia de la superficie, etc.

El problema se agrava porque muchos productos eléctricos y electrónicos no están diseñados para reciclarse fácilmente. Por ejemplo, la miniaturización y los componentes integrados dificultan el desmontaje y la recuperación.

En el caso de las baterías, el reciclaje de las de plomo-ácido está consolidado debido a que el proceso es simple, rentable y se recogen prácticamente todas de forma separada. Pero en las baterías de iones de litio la cosa se complica porque emplean más variedad de materiales que dificultan su reciclaje, y su recogida depende del destino del aparato en el que estén introducidas. Esto supone un gran desafío a superar porque se espera que cada vez se fabriquen más baterías de este tipo en un mundo electrificado y sin cables.

Fuente: https://www.eea.europa.eu/themes/waste/waste-management/reducing-loss-of-resources-from

III Congreso RAEE

El 17 y 18 de octubre tuvo lugar en Toledo el III Congreso de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos, que reunió a fabricantes, gestores de estos residuos o representantes de Administraciones Públicas, entre otros. El encuentro fue organizado por los Sistemas Colectivos de Responsabilidad Ampliada del Productor (SCRAP) de estos aparatos, coordinados por OfiRAEE. Los SCRAP son organizaciones sin ánimo de lucro constituidas por los fabricantes e importadores de aparatos eléctricos y electrónicos cuyo objetivo es canalizar la correcta gestión de RAEE.

Congreso RAEELos SCRAP quisieron resaltar las mejoras a tener en cuenta en la modificación normativa anunciada por el Ministerio para la Transición Ecológica en la sesión inaugural, a la vista de las dificultades actuales en la aplicación del Real Decreto RAEE. Muchos de los cambios que se esperan responden a las reivindicaciones de los SCRAP y suponen un paso adelante, si bien no llegan a cumplir todas sus expectativas.

Entre los datos que se expusieron, destacan las 267.000 toneladas de RAEE gestionadas a través de los SCRAP durante 2018. El objetivo mínimo de recogida separada establecido por el entonces llamado Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente era sin embargo de 347.828 toneladas.

Con un 15% más de asistentes que en la edición anterior, el Congreso RAEE se consolida como foro de debate sobre la economía circular en los aparatos eléctricos y electrónicos.

El futuro de los RAEE

Garantizar un sistema de producción y consumo sostenible para los aparatos eléctricos y electrónicos va a requerir grandes esfuerzos de todas las partes interesadas en ellos: productores (normalmente agrupados en sistemas colectivos de responsabilidad ampliada), usuarios, recicladores y responsables políticos. Los primeros probablemente tengan la mejor oportunidad de diseñar un sector electrónico que resista a los continuos avances y que sea sostenible tanto económica como ambientalmente. Son necesarios modelos comerciales que ofrezcan más posibilidades de alargar la vida útil del aparato y su recuperación directa una vez convertido en residuo.

FUTURE_E-WASTE_SCENARIOS_UNU_190829_low_screen_Página_01

Los sistemas actuales de gestión de residuos electrónicos no han logrado captar en su totalidad el valor funcional y material de estos residuos. Lo que en parte está relacionado con la falta de incentivos para los actores de la cadena de valor, que promuevan las mejores soluciones (tanto ambientales como financieras) al final de la útil. Del mismo modo, la falta de colaboración entre las partes interesadas en el ciclo de vida del producto ha supuesto un problema para impulsar diseños circulares, que faciliten el reciclaje de los residuos. Actualmente, muchos países en desarrollo o emergentes carecen de políticas efectivas y de infraestructura adecuada para la gestión no solo de los residuos electrónicos, sino también para otros flujos como por ejemplo los sólidos urbanos. Esta situación ofrece una gran oportunidad para países de Asia, África y América del Sur donde se espera un crecimiento tecnológico más rápido. Institucionalizar las actividades informales de reciclaje debería ayudar a crear unas condiciones de trabajo seguras, menor impacto ambiental y establecer una industria de reciclaje más sostenible.

Fuente: http://collections.unu.edu/eserv/UNU:7440/FUTURE_E-WASTE_SCENARIOS_UNU_190829_low_screen.pdf

UTILIZAMOS COOKIES PARA ANALÍTICA WEB. AL CONTINUAR NAVEGANDO, ENTENDEMOS QUE LAS ACEPTA. MÁS INFORMACIÓN EN NUESTRA POLÍTICA DE COOKIES.
CERRAR
x