Tag Archives:

El poliéster reciclado

Las botellas de bebidas hechas de plástico PET (tereftalato de polietileno) pueden convertirse, entre otras cosas, en fibra de poliéster reciclado, la materia prima usada en la confección de tejidos de ropa o para automoción. Este poliéster consume menos agua, menos energía y menos recursos naturales. Además, aporta al hilo fabricado un plus de durabilidad y consistencia, que le faltaba al algodón reciclado pero, por contra, no es (fácilmente) reciclable ni biodegradable.

Textile-Exchange_Preferred-Fiber-Materials-Market-Report_2017El proceso para obtener el hilo reciclado a partir de botellas empieza por separarlas dependiendo de su color y quitarles los restos de papel u otros tipos de plásticos que no sean PET, como por ejemplo, el tapón. Una vez se ha clasificado el material, se corta en trozos pequeños, se lava y se introduce en una máquina (extrusora) que los fundirá y así se producirá el hilo reciclado. Este hilo estará listo para transformarse en tejido con el que confeccionar prendas.

Empresas que trabajan con poliéster reciclado

Las marcas deportivas son las que más están generalizando este tipo de tejido, como es el caso de Nike, la que más lo utiliza (en toneladas). Según Inditex, entre el 5% y el 10% de la ropa que vende en Zara es reciclada. Y a nivel mundial, Textile Exchange estima que en 2016 aproximadamente el 7% de todo el polyester era reciclado y mayoritariamente para empresas norteamericanas (ver imagen). Esta mínima producción es debida a las dudas sobre su calidad y al precio (por la escasez de PET reciclable y de plantas capaces de reciclarlo como textil).

Bolsas de la compra. ¿Cuál es más ecológica?

En términos del calentamiento global que producen y de lo que agotan los recursos naturales no renovables (potencial de agotamiento abiótico, ADP), en un estudio* de 2006 se descubrió lo siguiente con respecto a las bolsas de la compra:

  • El impacto medioambiental de cualquier tipo de bolsa está determinado por su uso y sus etapas de producción. Su transporte, su envasado y la gestión al final de su vida útil tienen una influencia mínima.
  • El reciclaje o el compostaje generalmente producen solo una pequeña reducción del potencial de calentamiento global y de agotamiento abiótico.
  • Independientemente del tipo de bolsa que se use, la clave para reducir su impacto es reutilizarla tantas veces como sea posible.
  • Cuando la reutilización para compras no sea posible, cualquier otro tipo de uso resulta más beneficioso (por ejemplo como bolsa de basura) que reciclarlas.
  • Las bolsas de mezcla de almidón y poliéster son peores que las bolsas de plástico convencionales, debido tanto al aumento del peso de la bolsa como al mayor impacto en la producción del material.
  • Las bolsas de papel, de polietileno de baja densidad (PEBD), de polipropileno (PP) sin tejer y las de algodón deben ser reutilizadas al menos 3, 4, 11 y 131 veces respectivamente para asegurar que su potencial de calentamiento global sea menor que las bolsas convencionales de polietileno de alta densidad (PEAD) sin reutilizar.

La parte que no se analizó en el estudio es lo altamente perjudicial que es para el medio ambiente el plástico abandonado, ya sea en tierra o en mar. Porque a diferencia del papel o el algodón, el plástico tardaría siglos en descomponerse. Por tanto, las mencionadas ventajas de las bolsas de plástico solo son efectivas si nos responsabilizamos de ellas y evitamos que puedan llegar a contaminar. Teniendo en cuenta este último punto este sería el ranking de bolsas más ecológicas:

*Fuente: https://www.gov.uk/government/publications/life-cycle-assessment-of-supermarket-carrierbags-a-review-of-the-bags-available-in-2006

Congreso ISWA 2016

Entre el 19 y 21 de septiembre tendrá lugar en Serbia el congreso ISWA (International Solid Waste Association), el congreso más importante a nivel mundial sobre gestión de residuos y recursos desde su primera edición en 1986. En él participan personas expertas del sector, desde el ámbito científico y técnico hasta el institucional, además de representantes de empresas del sector y estudiantes universitarios.

Nacida en 1970, ISWA es una asociación internacional, independiente y sin ánimo de lucro, para la promoción de la gestión sostenible, integral y profesional de los residuos. Actualmente 41 países son miembros nacionales: Argentina, Australia, Bosnia y Herzegovina, Brasil, Canadá, Chile, China, Colombia, Corea del Sur, EE.UU., India, Indonesia, Islandia, Israel, Japón, Macedonia, Malasia, Moldavia, Nigeria, Nueva Zelanda, Serbia, Singapur, Suiza, Tailandia y, por supuesto, la Unión Europea casi al completo.

ALGUNOS DATOS

El 70% de los residuos que se producen en el mundo van a parar a los vertederos y el 30% de la población ni siquiera tiene un sistema de recogida. Los mejores países en materia de reciclaje están entre un 65 y un 75%. Aunque para poder reciclar, primero tiene que recogerse el 100% de los residuos. El plástico es uno de los materiales más problemáticos también para el reciclaje porque pesa muy poco, es muy caro de reciclar y solo puede hacerse con unas clases determinadas. Pero todos los días aparecen nuevos productos y la gestión de residuos tiene que adaptarse a ellos, al tiempo que esos nuevos materiales deberían ser cada vez más sostenibles, lo que incluye su reciclabilidad.

ISWA_2016_World_Congress_Novi_Sad-4

El (complejo) proceso del reciclaje del plástico

El reciclaje de plástico, a excepción del PET, resulta demasiado complejo y costoso. La dificultad del reciclado reside en una de sus características principales: la diversidad. PEAD, PEBD, PP, PVC, PS, PB… son algunas de las variedades RECICLABLES existentes en el mercado y pueden proceder de rechazo industrial, postconsumo y agrícola.

El plástico viene marcado con el Código de Identificación Plástico o RIC (de sus siglas en inglés Resin Identification Code). Con la ayuda de este código se puede hacer una primera separación a grosso modo y luego se hace una separación más exacta, principalmente con métodos de identificación con infrarrojos. El aumento de la automatización en las plantas de selección de envases repercute positivamente en la efectividad de las mismas. En España el 56% de las 96 instalaciones ya son automáticas.

La singularidad de las plantas españolas respecto a otros países de la Unión Europea es que reciclan los cuatro grupos de plásticos: botellas de agua y refrescos, envases de leche y detergentes, bolsas y filmes, así como yogures y bandejas, frente a otros países que se centran en uno o dos de ellos.

Reciclaje plástico

Tras la separación, las balas de plásticos procedentes de la planta de selección de materiales, llegan a la planta de reciclado, donde se trituran, se someten a varias etapas de lavado, se secan, se homogeneizan para formar un aglomerado plástico y se extrusionan formando largos filamentos. Durante el granceado se obtienen unas pequeñas bolitas (granza) que se almacenan en sacos para su uso como nueva materia prima disponible para nuevas aplicaciones.

Para algunos plásticos, la cantidad de energía que se obtiene de la incineración supera la que se necesita para alimentar el proceso de colecta, separación y reciclaje. Las plantas de incineración constituyen la mejor opción para valorizar el plástico. Una parte se transforma en sustitutos de combustible –el plástico es un derivado del petróleo– y se utiliza en las cementeras. Solo se recicla entre el 10 y el 15%. Por cada kilo de plástico reciclado se ahorra un litro de petróleo y 2,5 kilos de CO2.

Sin embargo, no todo el plástico que se arroja al contenedor se recicla. Los que contienen demasiada tinta no son aprovechables, porque la tinta disminuye la viscosidad del plástico y no se pueden reutilizar en el proceso de extrusión del material. Los tubos de pomada o los envases de yogures, ni siquiera cubren los gastos de su propio reciclaje. Antes los tapones que no estaban separados no se reciclaban, pero gracias a las ONGs que los recogen, ya tienen valor y pueden volver a convertirse en plástico de nuevo. Los residuos industriales y del artesanado son los más preciados porque son homogéneos, abundantes y, por lo general, menos sucios.

En conclusión, el reciclaje del plástico consiste en convertirlo en otros objetos no reciclables (lo que se llama downcycling en oposición a upcycling), plásticos de inferior calidad, textiles…

La valorización de residuos

La Ley 22/2011 sobre residuos define la valorización como “cualquier operación cuyo resultado principal sea que el residuo sirva a una finalidad útil al sustituir a otros materiales, que de otro modo se habrían utilizado para cumplir una función particular, o que el residuo sea preparado para cumplir esa función en la instalación o en la economía en general”. El ejemplo óptimo de valorización es el de la utilización del residuo como combustible u otro modo de producir energía. El resto de operaciones supondrían una recuperación, regeneración o reciclado de todo o parte del residuo.

En España, los denominados Sistemas Integrados de Gestión (SIG) son los encargados de la valorización de los residuos susceptibles de ello, como el papel/cartón, el vidrio, los envases, los neumáticos, los vehículos fuera de uso, los residuos de construcción y demolición, y los aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE). Sirva a modo de ejemplo, que de las toneladas de residuos plásticos que se generan en nuestro país, se reciclan un 24%, un 20% se recupera energéticamente y el 56% restante se destina a vertedero. Los plásticos, tienen un contenido energético superior al de los combustibles fósiles: 1 kg de residuos plásticos tiene un valor calorífico o energético superior a 1 kg de gasoil para calefacción. Actualmente la valorización energética de residuos se está realizando sobre todo en cementeras y en el último año, el uso de residuos plásticos como combustible en cementeras ha aumentado un 50%.

Valorización de RSU

El correcto funcionamiento de los SIG depende de varios factores. Los ayuntamientos deben contar con una infraestructura adecuada que incluya centros de recepción, manipulación y expedición de residuos, así como suficientes servicios de recogida selectiva, de manera que los consumidores puedan disponer de ellos. Además, los circuitos de comercialización deben también ofrecer su apoyo. Y finalmente, la colaboración de los consumidores es fundamental para el éxito de este proceso. Por ejemplo, uno de cada cuatro materiales no se deposita adecuadamente en los contenedores, lo que reduce las posibilidades de su recuperación. Por ello, cuánto más limpios y mejor separados estén los residuos, más fácil y rentable será valorizarlos.

Los bioplásticos

Existe una gran necesidad de encontrar sucedáneos del plástico tradicional que no acarreen los problemas de contaminación persistente de éste y que constituyan un recurso sostenible. Los bioplásticos, biodegradables, reciclables y provenientes de fuentes renovables, son una medida de reducción de la huella de carbono y del problema de los residuos plásticos. Se fabrican a partir de productos vegetales, tales como celulosa, el aceite de soja, el maíz o la fécula de patata, a diferencia de los plásticos convencionales, derivados del petróleo.

Los resultados del último estudio anual europeo de bioplásticos confirman la tendencia positiva de su crecimiento. Se estima que en 2018 rondarán los 6.700 millones de toneladas (en 2013 se consiguieron 1.600 millones). El packaging flexible y rígido sigue siendo el líder indiscutible en la aplicación de bioplásticos, seguido del sector textil y automovilístico.

Global Prod Capacity_Total_2013_en+de

El principal inconveniente de los bioplásticos, además de su coste de producción superior, es que se elaboran principalmente de harina o almidón de maíz, trigo u otros granos, por lo que su producción a gran escala podría tener un impacto negativo en la disponibilidad de alimentos y causar aumentos de precios en los alimentos, como el pan y la pasta. Solo unos pocos bioplásticos son derivados de residuos agrícolas o alimentarios (cáscaras de crustáceos, de panadería). De modo que el futuro de los bioplásticos pasa por esos residuos, los de la industria forestal y los residuos domésticos.


UTILIZAMOS COOKIES PARA ANALÍTICA WEB. AL CONTINUAR NAVEGANDO, ENTENDEMOS QUE LAS ACEPTA. MÁS INFORMACIÓN EN NUESTRA POLÍTICA DE COOKIES.
CERRAR
x