Tag Archives:

La responsabilidad ampliada del productor en Europa

La Responsabilidad Ampliada del Productor (RAP) es un enfoque de política ambiental en el cual la responsabilidad de un productor sobre su producto se extiende hasta incluso después de que ha sido consumido/utilizado, es decir, cuando se convierte en residuo. En la Unión Europea es obligatoria para residuos especiales y problemáticos como los de aparatos eléctricos o electrónicos, vehículos fuera de uso… Las implicaciones que tiene la RAP son:
► “Quien contamina paga”
► Trasladar la responsabilidad (administrativa, financiera o física) de los gobiernos o los municipios a los productores
► Conseguir una reducción del impacto ambiental de los productos, desde su producción hasta el final de su vida útil, por ejemplo, mediante su ecodiseño

En Europa hay una gran variedad de sistemas de implementación de la RAP, como por ejemplo en la recogida o en las diferentes formas de colaboración público-privada (ver cuadro).

05_Bettina_Lorz_Europaeische_Kommission_Englisch-5
A favor de la RAP:

  • Cuanto más sencilla es la identificación del productor, más fácilmente puede aplicarse la RAP
  • Cuanto más fuerte es la incidencia de un productor en el problema, mayor es el beneficio de la responsabilidad del productor
  • Cuanto más puede influir el productor en otros actores con responsabilidad en el problema, más prometedor es el concepto

En contra de la RAP:

  • La diversidad en los sistemas nacionales de gestión de residuos pueden conducir a que la RAP se diluya
  • La acción colectiva de los productores como grupo es difícil de organizar y puede dar lugar a restricciones de competencia
  • La complejidad de cada sistema nacional puede conducir a barreras administrativas en el mercado comunitario
Fuente: https://www.take-e-way.com/uploads/media/05_Bettina_Lorz_Europaeische_Kommission_Englisch.pdf

Residuos eléctricos y electrónicos: entre la ambición y la realidad

Pequeños y medianos productores de aparatos eléctricos y electrónicos, entre los que también estaba Opemed como representante autorizado, distribuidores y sistemas integrados de gestión de RAEE se reunieron el mes pasado en Alemania para analizar los objetivos legales para este tipo de residuos y los problemas reales para lograrlos.

Take-e-Way

Estas fueron algunas de las conclusiones a las que se llegó en el encuentro organizado por el sistema colectivo de gestión alemán take-e-way:

1. Las futuras tasas de recogida de RAEE solo podrán cumplirse si los legisladores involucran a los ciudadanos y a los distribuidores, sin que suponga una excesiva burocracia.

2. Conocidos portales de venta online dan una impresión de legalidad pero facilitan la importación directa de productos no registrados, no fiscalizados y posiblemente peligrosos, a precio de coste al eludir el pago de varias tasas (incluida la ecotasa). Todavía no están previstas las medidas a tomar contra esta competencia desleal.

3. Debido a las diversas implementaciones de la directiva RAEE (2012/19/UE) y a las grandes discrepancias con respecto a su ejecución legal, surgen considerables obstáculos comerciales para las empresas que operan a escala europea.

4. Hay sectores empresariales (al completo o parte de ellos) que eluden la normativa RAEE, mientras que los pequeños productores son procesados ​​incluso por las más mínimas transgresiones.

5. En Alemania, la revisión de la ley RAEE trajo varias novedades que no se implementaron de manera práctica, como la disposición del representante legal autorizado, que requiere de unos ajustes urgentes.

6. La crítica constructiva de lo anteriormente descrito ha sido ignorada por parte de algunas administraciones.

7. En el encuentro, la Comisión Europea y la Agencia Federal Alemana de Protección Ambiental han mostrado su disposición a cooperar en esta materia.

8. El objetivo medioambiental de la normativa RAEE ha quedado en parte diluido en una burocracia innecesaria.

Fuente: https://www.take-e-way.com/news-press/news/news-singleview/article/weee-smes-discuss-aspirations-and-reality-with-political-representatives/

Cómo combatir la obsolescencia

De un tiempo a esta parte, cada vez utilizamos más la palabra “obsolescencia” para poner de manifiesto lo poco que duran nuestros aparatos eléctricos y electrónicos. La lavadora que antes duraba 20 años, ahora apenas dura 10. Y ese sería un ejemplo de larga duración porque la tecnología más avanzada vale igual o más y dura mucho menos. Los ritmos de producción y consumo se han acelerado de manera artificial para que los fabricantes consigan el mayor beneficio posible. Incluso existen diferentes tipos de obsolescencias:

  • Programada: la creada por el mismo fabricante para forzar una nueva venta. Por ejemplo, la impresora que deja de imprimir al llegar a un determinado número de usos.
  • Percibida: cuando sentimos que el producto ya no es útil porque ha sido superado por nuevos modelos.
  • Funcional: cuando el producto deja de cumplir alguna o todas las tareas para las que fue concebido.

Ante estas evidencias, han aparecido voces contrarias a este consumismo vertiginoso y perjudicial para el medio ambiente, incluida la del Parlamento Europeo y su propuesta sobre las ventajas de una vida útil más larga de los productos.

ActualizacionesEntre las soluciones contra la obsolescencia estarían:
1 – Garantizar un mínimo de vida útil
2 – Informar adecuadamente a los consumidores de esa vida útil y si podrá repararlo
3 – Prolongar la vida útil del producto: dándole múltiples usos, disponiendo de piezas de repuesto, diseño que facilite el desmontaje y reparación, compatibilidad universal.
4 – Extender la funcionalidad del software para que no deje obsoleto al hardware

¿Cómo mejorar la gestión de residuos en España?

Para que el Estado español pueda cumplir con la legislación europea en materia de residuos municipales hay que tener en cuenta las siguientes deficiencias:

a) Los planes de residuos de las comunidades pueden no estar directamente alineados con las obligaciones nacionales.
b) Progresos lentos en la adopción de sistemas de recogida selectiva más eficaces, en particular de residuos orgánicos.
c) Escaso rendimiento de las plantas de tratamiento mecánico-biológico (MBT).
d) Falta de aplicación de instrumentos económicos en la gestión de residuos.
e) Falta de rigor en los datos para la presentación de informes.
f) Falta de coordinación y cooperación en los envíos de residuos entre comunidades.

Por tanto, las medidas más importantes que habría que tomar serían:

  • Introducción de un impuesto nacional al vertido de residuos municipales.
  • Introducción de la prevención y la gestión de residuos orgánicos en los planes de las comunidades autónomas.
  • Vincular de forma progresiva los costes de gestión a la generación, y asegurar que las actividades comerciales cubren el coste de la gestión de sus residuos.
  • Mejora y creación de nuevos sistemas de responsabilidad ampliada del productor: expandir esta responsabilidad a nuevos flujos de residuos (muebles, textiles, productos sanitarios y de higiene…), introducir criterios de ecodiseño (durabilidad de los productos, reciclabilidad…) o considerar la implementación de sistemas de depósito y devolución.
  • Recopilar, comparar y armonizar los métodos de cálculo de residuos municipales orgánicos enviados a vertedero.
  • Abordar las causas de la inconsistencia entre los balances de masa reportados por las plantas de tratamiento y por la recogida municipal de residuos.
  • Control efectivo de los flujos internacionales de residuos.
Fuente: http://ec.europa.eu/environment/waste/framework/pdf/facsheets%20and%20roadmaps/Roadmap_Spain.pdf

Europa quiere mejorar la gestión de residuos electrónicos

La Comisión Europea ha elaborado el llamado “paquete RAEE” que viene a revisar la Directiva 2012/19/UE, apenas transpuesta a la legislación de todos los Estados miembros el año pasado. La principal novedad estriba en la metodología común para aumentar los objetivos de recogida del 45% de los aparatos eléctricos y electrónicos (AEE) puestos en el mercado en los tres años anteriores, hasta el 65% de los AEE puestos en el mercado en 2019 o el 85% de los RAEE generados en 2019. Los Estados miembros podrán elegir libremente qué objetivo prefieren medir y, una vez calculado, comunicarán a la Comisión el cumplimiento de los objetivos de recogida.

UE RAEE DirectivaUn objetivo definido como “% de RAEE generado” es alcanzable por definición; nunca es más alto que los residuos efectivamente generados. Un objetivo definido como “% de los equipos nuevos vendidos” es más fácil de controlar, pero puede ser difícil de lograr en países como Luxemburgo, con ventas significativas a consumidores de otros Estados miembros, y en productos como paneles fotovoltaicos, con ventas en aumento y una vida útil muy larga.

El nuevo objetivo introducido sobre el peso total de los RAEE antes de cualquier actividad (como la recogida, la preparación para la reutilización, el tratamiento, la valorización, incluido el reciclado, o la exportación) se aplicará a partir de 2019. Por lo tanto, hay tiempo suficiente para que los Estados miembros tomen todas las medidas necesarias para calcular esa tasa de recogida, y para que la Comisión se asegure de que se puedan comparar los logros obtenidos por cada país.

También se han revisado otros aspectos de la Directiva como:
- Su ámbito de aplicación.
- Los plazos para alcanzar los objetivos de recogida y la posibilidad de fijar objetivos individuales de recogida para una o más categorías de productos.
- Los objetivos de recuperación de los RAEE, la posible diferenciación de objetivos para los RAEE que se preparen para reutilización y el nuevo método de cálculo de los objetivos de recuperación.

¿Cómo tiene que ser un electrodoméstico ecológico?

En base a los nuevos criterios de la Comisión Europea para la concesión de la etiqueta ecológica a ordenadores personales, portátiles y tabletas, estos podrían hacerse extensibles a todo tipo de aparatos eléctricos y electrónicos de la siguiente manera:

1. Ahorro en el consumo de energía
2. Ahorro en el consumo de agua (si procede)
3. Reducción/eliminación de sustancias peligrosas específicas en el producto, los subconjuntos y los componentes
4. Prolongación de la vida útil

a) Ensayo de durabilidad y funcionamiento óptimo
b) Garantía completa del producto, de reparación y de sustitución de piezas o componentes

5. Diseño, selección de materiales y gestión al final de la vida útil

EU Ecolabela) Diseño para fácil desmontaje y reutilización o reciclaje
b) Materiales reciclados y reciclables
c) Diseño y materiales embalaje

6. Información al usuario

a) Instrucciones de uso responsable y de eliminación al final de uso.

Es decir, el electrodoméstico ecológico sería aquel que fuese muy eficiente energéticamente, que ha sido diseñado teniendo en cuenta todo un largo ciclo de vida, hecho con materiales sostenibles lo menos tóxicos posible y que ofrece la más completa información al consumidor.

The Eco Declaration
Ecma International (antes European Computer Manufacturers Association) también tiene su declaración medioambiental para productos de tecnologías de la información y comunicación, y electrónica de consumo. En ella se especifican detalles relativos a la política medioambiental (sistemas de gestión y reciclaje) de la empresa, y los siguientes apartados sobre los productos que fabrica:

  1. Sustancias peligrosas
  2. Baterías
  3. Materiales de los consumibles
  4. Materiales del embalaje
  5. Información específica para el reciclaje
  6. Diseño medioambientalmente comprometido (desmontaje, reciclaje, vida útil…)
  7. Consumo energético
  8. Emisiones
  9. Documentación
Ver ECO DECLARACIÓN (en inglés) de ordenadores y monitores

Gestión de residuos sólidos urbanos

La adecuada gestión de los residuos es uno de los grandes retos medioambientales, que conlleva indudables beneficios: disminución de emisiones de gases de efecto invernadero, ahorro energético, conservación de recursos, generación de nuevos puestos de trabajo, tecnologías limpias y oportunidades económicas.

Los Residuos Sólidos Urbanos (RSU) constituyen el 10% del peso de todos los residuos generados, pero debido a su heterogeneidad su gestión resulta muy compleja. No incluyen residuos industriales ni residuos de construcción y demolición, que pesan el 90% restante y tienen un camino al reciclaje más directo. Es por esto que la reducción de los gases de efecto invernadero en materia de residuos podría ser mucho mayor si estas otras grandes fracciones efectivamente se reciclaran. De todos los residuos generados en Europa en 2013, el 31% fue depositado en vertederos, el 26% se incineró con recuperación de energía y la mayoría restante se recicló o compostó.

RSU

Composición del RSU

Sin embargo, la situación dentro de la Unión Europea difiere según los países. Así, mientras que en España más del 60% de los RSU generados acaban en vertederos, en Alemania el porcentaje de reciclaje alcanza el 64% y el resto es valorizado energéticamente consiguiendo, por tanto, el deseado vertido cero. La única tendencia posible es avanzar hacia una “sociedad del reciclado”, donde los residuos se consideren un recurso, transformando el modelo de economía lineal en uno de economía circular. En este sentido, la UE a través de la Directiva 2008/98/CE, establece una jerarquía en la gestión de los residuos cuyo objetivo es su tratamiento óptimo, dejando como última alternativa el depósito en vertedero, opción penalizada en países de nuestro entorno. Recientemente se aprobó un nuevo paquete de medidas que deberá guiar a Europa en la transición hacia una economía circular, donde se utilicen los recursos de modo más sostenible.

Representante autorizado en la Unión Europea

El mercado de la electrónica de consumo no cesa de expandirse, los ciclos de innovación se hacen más breves y la sustitución de los aparatos se acelera, convirtiendo rápidamente a los aparatos eléctricos y electrónicos en una creciente fuente de residuos. Además, los componentes peligrosos contenidos en ellos constituyen un problema importante durante la fase de gestión de los residuos. Estos productos vendidos en la Unión Europea están sujetos a la responsabilidad ampliada del productor, al que se obliga a hacerse cargo de esos futuros residuos. Para ello, el productor debe estar establecido en el Estado miembro que venda, o de lo contrario, deberá nombrar a un representante autorizado que se responsabilice del cumplimiento de sus obligaciones in situ.

En los artículos 16 y 17 de la DIRECTIVA 2012/19/UE DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO, de 4 de julio de 2012 sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), viene descrita la figura del representante autorizado. Los Estados miembros se asegurarán de que cada productor o su representante autorizado esté registrado y tenga la posibilidad de introducir en línea en el registro nacional toda la información pertinente de forma que se reflejen las actividades de dicho productor en dicho Estado miembro. Es decir, el productor o su representante deben estar registrados como tales en ese país y hacer las declaraciones pertinentes de los productos que ponen en el mercado. También se detalla quién es exactamente el productor: cualquier persona física o jurídica que, con independencia de la técnica de venta utilizada,
a) fabrique AEE bajo su propio nombre o su propia marca, o los diseñe o fabrique y comercialice bajo su nombre o marca,
b) revenda bajo su propio nombre o su propia marca aparatos fabricados por terceros, sin que pueda considerarse «productor» al vendedor si la marca del productor figura en el aparato,
c) se dedique profesionalmente a la introducción en el mercado de AEE procedentes de terceros países o de otro Estado miembro.

Más información y consultas.

Texto completo de la DIRECTIVA 2012/19/UE

Premios europeos por la prevención de residuos

El 11 de mayo se entregaron en Bruselas los premios EWWR (European Week for Waste Reduction). Estos premios reconocen las iniciativas más destacadas de cada edición de la Semana Europea de Prevención de Residuos, que tiene lugar en numerosas regiones europeas durante noviembre con el objetivo de cumplir con la máxima prioridad de la jerarquía del residuo: reducir la generación de residuos. Una vez celebrada cada coordinador preselecciona, de las acciones realizadas en su área, una por cada una de las seis categorías de promotores que las llevan a cabo.

Premios Europeos Prevención de Residuos

Estos premios distinguen las iniciativas teniendo en cuenta la calidad del contenido y foco en los temas de la EWWR, la originalidad de la propuesta, la capacidad para que pueda ser replicada, su impacto duradero evaluado y la movilización que haya conseguido. El jurado está compuesto por personalidades del sector medioambiental reconocidos a nivel europeo, además de profesionales en el campo de la gestión de residuos. Este año, la VIII Semana Europea de la Prevención de Residuos se celebrará del 19 al 27 de noviembre de 2016 y el día temático versará sobre la prevención en la generación de envases.

De 18 finalistas, cuatro eran de Catalunya (nominados por la Agència Catalana de Residus) y finalmente uno de ellos ha tenido premio, el Ayuntamiento de Tiana. Su propuesta titulada “A Tiana reduïm els residus”, consistía en un conjunto de acciones para promover la desmaterialización y prevención de residuos en el marco de su Plan Local de Prevención. Tiana competía con un proyecto de Malmö (Suecia) y otro de la zona norte de Londres.

Estos son los ganadores de cada categoría:

  1. Administración/autoridad pública: Ajuntament de Tiana
  2. Asociación/ONG: Il Formicaio (Italia)
  3. Empresas/industria: Village Partenaire (Bélgica)
  4. Establecimiento educativo: Pumuckl German Nationality Kindergarten (Hungría)
  5. Ciudadano individual: Nerina Palazzolo (Italia)
  6. Otro tipo de actores: WeddingWandler (Alemania)

El curioso caso de Eslovenia

Eslovenia es el país de la Unión Europea que más ha evolucionado en la gestión de residuos en los últimos años, llegando a tener el porcentaje más alto de reciclado (49%) de sus residuos municipales tratados. Además, ostenta los segundos mejores resultados en reducción de residuos (-1,7 % anual), solo por detrás de Bulgaria. Sin embargo, el problema que sigue teniendo es que solo gestiona el 59% de RSU, a diferencia de los otros grandes recicladores como Alemania, Islandia, Bélgica, Suecia o Suiza, que tratan el 100% de lo que generan en pueblos y ciudades.

Con la recogida “puerta a puerta” de determinadas fracciones, el establecimiento de centros de gestión y una mejor valorización energética, consigue potenciar el reciclaje y la recuperación. Además, está construyendo avanzadas plantas de valorización energética para que lo que ahora es vertido sea pronto incinerado.

Eslovenia

Evolución de la gestión de residuos con respecto a su normativa

 

Pero a pesar de estos esfuerzos, el vertido de los residuos municipales sigue siendo mayoritario. De acuerdo con los datos de la Agencia de Medio Ambiente Eslovena de 2012, el 42% de los residuos urbanos acabaron en vertedero. Desde 2009, solo el residuo tratado puede ser depositado en vertedero, y los operadores deben asegurar la financiación del tratamiento a las autoridades locales (para ello se introdujo en 2001 una pequeña tasa por vertido). Con el fin de adaptarse a la legislación de la UE, a partir de 2004 se introdujeron otros cambios: junto con la responsabilidad del productor, se han establecido sistemas de recogida y tratamiento de los distintos tipos de residuos, además de empresas que lo garanticen. El objetivo prioritario que tiene Eslovenia hoy por hoy es el tratamiento de, al menos, el 65% de todos los residuos generados.

Consultar los datos de la Agencia de Medio Ambiente Eslovena sobre residuos (buscar "waste")

UTILIZAMOS COOKIES PARA ANALÍTICA WEB. AL CONTINUAR NAVEGANDO, ENTENDEMOS QUE LAS ACEPTA. MÁS INFORMACIÓN EN NUESTRA POLÍTICA DE COOKIES.
CERRAR
x