Tag Archives:

Obsolescencia prematura

La obsolescencia prematura sucede cuando los productos ya no se utilizan aunque todavía funcionen o podrían estar funcionando si se repararan. En contraposición, para minimizar el impacto ambiental de todo lo que se fabrica es necesario aumentar la vida útil del producto. Al estudiar cuatro grupos de aparatos eléctricos y electrónicos (teléfonos inteligentes, televisores, lavadoras y aspiradoras), se ha concluido que, de media, tienen una vida útil real 2,3 años más corta que la vida útil prevista por el fabricante o deseada por el consumidor.

Alargascencia

Los modelos de negocio circulares (producto como servicio, la reutilización y el reciclaje) deberían de extenderse y estar respaldados por leyes. Se trataría de:

  1. Fortalecer los requisitos de diseño ecológico para priorizar que el producto dure más.
  2. Mejorar el reciclaje potencial y la disposición final del producto.
  3. Ampliar la etiqueta energética de la Unión Europea para ayudar a los consumidores a tomar decisiones.
  4. Mayor desarrollo de la contratación pública verde o ecológica para crear una demanda adicional de productos ecológicos.
  5. Extender la responsabilidad del productor hasta el final de la vida como un incentivo clave hacia la “producción circular”.
  6. Introducir de una etiqueta ecológica para pantallas electrónicas.
  7. Incorporar de un pasaporte electrónico del producto para proporcionar información sobre el origen, la composición y las posibilidades de reparación de un producto, así como su posible manejo al final de su vida útil.
Fuente: https://www.eea.europa.eu/themes/waste/resource-efficiency/benefits-of-longer-lasting-electronics

¿Cómo duplicar el reciclaje de RAEE en Europa?

En 2017 Europa recicló aproximadamente el 37% de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) que generó (España el 26%). Podría reciclarse más RAEE si se implementarán estas medidas:

Mejoras que afectan a los productores de aparatos eléctricos y electrónicos (AEE) Mejoras que afectan a los gestores de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE)
Mejora de la normativa ∙ Controles para hacer cumplir la normativa
∙ Establecer objetivos conjuntos de preparación de reutilización y reciclaje, además de objetivos por rendimiento
∙ Sistemas de responsabilidad ampliada del productor
∙ Solicitar los mismos datos para el registro de productores y para las declaraciones de aparatos en toda la Unión Europea
∙ Obligar a declarar las cantidades puestas en el mercado
∙ Hacer cumplir la normativa con inspecciones, actuando contra los operadores no autorizados, compartiendo la responsabilidad de los residuos peligrosos entre todos los agentes implicados
∙ Establecer unos estándares mínimos de calidad para el tratamiento
∙ Establecer objetivos específicos de “preparación para la reutilización”
∙ Armonización en la presentación de informes y sistema de verificación de lo que se informa
Mejora de la eficiencia ∙ Tener en cuenta el desmontaje al diseñar el aparato
∙ Seguimiento del producto desde que se fabrica hasta que se recicla
∙ Sistemas de devolución de los aparatos a sus productores
∙ Desmontar el aparato según dice el fabricante
Mejora en la financiación ∙ Monitorear el canibalizado y las pérdidas económicas que supone
∙ Tener en cuenta el índice de canibalizado en los contratos
∙ Crear grupos de trabajo con las partes interesadas
∙ Monitorear los costes operativos
∙ Definir unos costes operativos mínimos (no negociables) para realizar auditorías de cumplimiento
∙ Convertir el estándar CENELEC EN 50625 en obligatorio para cada operador
Mejora en la concienciación ∙ Incentivar económicamente el reciclaje
∙ Guía práctica para distinguir entre preparación para la reutilización y reutilización
∙ Informar sobre los flujos de RAEE
∙ Proporcionar instrucciones de desmontaje a los usuarios
∙ Intercambiar información relevante para el reciclaje y preparación para la reutilización entre productores
y recicladores
∙ Guía armonizada sobre clasificación y gestión de residuos
∙ Establecer una red de operadores autorizados de preparación para la reutilización
Fuente: http://trinomics.eu/wp-content/uploads/2020/06/Trinomics-2020-Limits-of-Recycling.pdf

Medidas legislativas para prevenir RAEE

Francia es el país que más lejos ha ido hasta ahora en materia de prevención de RAEE, seguido de España, Austria e Italia.

FRANCIA
• Es el primer país de la Unión Europea que prohíbe destruir nuevos productos no vendidos. Esto incluye textiles, productos electrónicos, productos de higiene diaria, zapatos, libros y electrodomésticos. Los artículos no vendidos deben prepararse o donarse para su reutilización, o reciclarse.
• Introduce una etiqueta con un índice de reparabilidad para equipos eléctricos y electrónicos. Para combatir la obsolescencia prematura, la etiqueta alerta al consumidor si el producto es reparable, difícil de reparar o no reparable.
• Introduce la obligación de informar sobre el período de disponibilidad de los repuestos necesarios para la reparación de un producto y la disponibilidad de software.

ESPAÑA
• Facilita el intercambio de información entre productores y organizaciones de reutilización.
• Establece un objetivo nacional vinculante para la reutilización de grandes electrodomésticos y pequeños equipos informáticos y de telecomunicaciones.

No-time-to-waste_Europes-new-waste-prevent_web_Página_01

AUSTRIA
• Introduce una etiqueta específica para productos reutilizados: ReVital certifica la buena calidad de productos de segunda mano. Los electrodomésticos usados, equipos deportivos y de ocio, muebles y otros artículos para el hogar se recogen separadamente, se reparan y se restauran.

ITALIA
• Establece criterios obligatorios de sostenibilidad ambiental que deben tenerse en cuenta en la contratación pública. Los criterios de prevención de residuos son: reducción del uso de sustancias peligrosas y reducción cuantitativa de residuos. En el caso de equipos de oficina eléctricos y electrónicos y consumibles relacionados, o aparatos de telecomunicaciones, significa adquirir productos de larga duración, fácilmente reutilizables que, además, contienen materiales reciclados y no han requerido de ningún o casi ningún material tóxico en todo su ciclo de vida.

Fuente: https://mk0eeborgicuypctuf7e.kinstacdn.com/wp-content/uploads/2020/05/No-time-to-waste_Europes-new-waste-prevent_web.pdf

Iniciativa sobre la electrónica circular

Una reciente iniciativa legislativa europea promoverá la prolongación de la vida de los productos e incluirá, entre otras, las siguientes acciones:

  • medidas reguladoras en los sectores de la electrónica y las TIC (incluidos los teléfonos móviles, las tabletas y los ordenadores portátiles) conforme a la Directiva sobre diseño ecológico, de forma que los dispositivos estén diseñados con los criterios de eficiencia energética y de durabilidad, reparabilidad, actualizabilidad, mantenimiento, reutilización y reciclado. El próximo Plan de trabajo sobre diseño ecológico expondrá nuevos detalles a este respecto. Las impresoras y ciertos bienes consumibles, como los cartuchos de tinta, quedarían también cubiertos por la Iniciativa, a menos que el sector alcance un acuerdo voluntario ambicioso en septiembre de 2020;
  • elección de la electrónica y las TIC como sector prioritario para la aplicación del «derecho a reparación», que incluye la actualización de software obsoleto;
  • medidas reguladoras para los cargadores de teléfonos móviles y otros dispositivos similares que incluyan la introducción de un cargador común, el aumento de la durabilidad de los cables para cargadores e incentivos para disociar la compra de cargadores de la compra de nuevos dispositivos;

  • mejora de la recogida y el tratamiento de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos y exploración de las distintas opciones para un sistema de restitución que permita la devolución o reventa de teléfonos móviles, tabletas y cargadores antiguos en toda la UE;
  • revisión de las normas de la UE que imponen restricciones en cuanto a las sustancias peligrosas en aparatos eléctricos y electrónicos y directrices destinadas a mejorar la coherencia con la legislación pertinente, incluido el Reglamento REACH24 y el Reglamento relativo al diseño ecológico.
Fuente: https://eur-lex.europa.eu/resource.html?uri=cellar:9903b325-6388-11ea-b735-01aa75ed71a1.0018.02/DOC_1&format=PDF

Representante autorizado en la Unión Europea

El mercado de la electrónica de consumo no cesa de expandirse, los ciclos de innovación se hacen más breves y la sustitución de los aparatos se acelera, convirtiendo rápidamente a los aparatos eléctricos y electrónicos en una creciente fuente de residuos. Además, los componentes peligrosos contenidos en ellos constituyen un problema importante durante la fase de gestión de los residuos. Estos productos vendidos en la Unión Europea están sujetos a la responsabilidad ampliada del productor, al que se obliga a hacerse cargo de esos futuros residuos. Para ello, el productor debe estar establecido en el Estado miembro que venda, o de lo contrario, deberá nombrar a un representante autorizado que se responsabilice del cumplimiento de sus obligaciones in situ.

En los artículos 16 y 17 de la DIRECTIVA 2012/19/UE DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO, de 4 de julio de 2012 sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), viene descrita la figura del representante autorizado. Los Estados miembros se asegurarán de que cada productor o su representante autorizado esté registrado y tenga la posibilidad de introducir en línea en el registro nacional toda la información pertinente de forma que se reflejen las actividades de dicho productor en dicho Estado miembro. Es decir, el productor o su representante deben estar registrados como tales en ese país y hacer las declaraciones pertinentes de los productos que ponen en el mercado. También se detalla quién es exactamente el productor: cualquier persona física o jurídica que, con independencia de la técnica de venta utilizada,
a) fabrique AEE bajo su propio nombre o su propia marca, o los diseñe o fabrique y comercialice bajo su nombre o marca,
b) revenda bajo su propio nombre o su propia marca aparatos fabricados por terceros, sin que pueda considerarse «productor» al vendedor si la marca del productor figura en el aparato,
c) se dedique profesionalmente a la introducción en el mercado de AEE procedentes de terceros países o de otro Estado miembro.

Más información y consultas.

Texto completo de la DIRECTIVA 2012/19/UE

El desafío de no perder recursos/residuos

La Agencia Europea de Medio Ambiente advierte en un reciente informe de la pérdida de recursos derivada de una gestión ineficiente de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (incluidas las baterías). Es fundamental reutilizar y reciclar esos residuos manteniendo alto su valor una vez tratados y reduciendo la obtención de materias primas.

La cantidad de RAEE generados en Europa supera los 10 millones de toneladas por año, de las cuales se recogen de forma separada para su reciclaje en torno al 40%. Aunque los metales básicos que incluyen, como los ferrosos, aluminio y cobre, se reciclan bastante, otras muchas materias primas críticas y tierras raras no se recuperan de manera efectiva debido a que:

  • están presentes en cantidades muy bajas
  • los bajos precios del mercado no cubren los costes del reciclaje
  • la falta de tecnologías de reciclaje adecuadas a escala comercial
  • límites metalúrgicos de los procesos de recuperación en términos de ductilidad, maleabilidad, propiedades físicas, apariencia de la superficie, etc.

El problema se agrava porque muchos productos eléctricos y electrónicos no están diseñados para reciclarse fácilmente. Por ejemplo, la miniaturización y los componentes integrados dificultan el desmontaje y la recuperación.

En el caso de las baterías, el reciclaje de las de plomo-ácido está consolidado debido a que el proceso es simple, rentable y se recogen prácticamente todas de forma separada. Pero en las baterías de iones de litio la cosa se complica porque emplean más variedad de materiales que dificultan su reciclaje, y su recogida depende del destino del aparato en el que estén introducidas. Esto supone un gran desafío a superar porque se espera que cada vez se fabriquen más baterías de este tipo en un mundo electrificado y sin cables.

Fuente: https://www.eea.europa.eu/themes/waste/waste-management/reducing-loss-of-resources-from

Base de datos de productos con etiqueta energética

Desde el 1 de enero ha entrado en funcionamiento la base de datos de productos europeos para el etiquetado energético (EPREL). Los fabricantes, importadores o representantes autorizados deben registrar los aparatos que requieran una etiqueta energética antes de comercializarlos en la Unión Europea por primera vez (incluidos los productos de segunda mano importados), según el siguiente calendario:

  • Para los productos puestos en el mercado entre el 1 de agosto de 2017 y el 1 de enero de 2019, el registro se puede realizar hasta el 1 de julio de 2019.
  • Para los productos puestos en el mercado antes del 1 de agosto de 2017, el registro es voluntario.

Los productos puestos en el mercado de la Unión Europea por segunda o más veces no hay que registrarlos. Por otra parte, los consumidores podrán buscar en la base de datos EPREL las etiquetas energéticas y las hojas de información de los productos a partir del segundo trimestre de 2019.

EPREL

Hacer clic en la imagen para agrandar

La etiqueta energética clasifica a los aparatos consumidores de energía según su eficiencia. Desde el 1 de agosto de 2017 esta etiqueta prescinde de las distinciones +, ++ y +++, pero mantiene la escala de la A (los más eficientes) a la G (los menos eficientes). El criterio es que haya pocos o ningún aparato en la clase “A” para evitar que la escala se quede corta de nuevo, por lo menos en el plazo de 10 años. No hay que olvidar que estos productos (PUEs) están en continuo progreso tecnológico que casi siempre conlleva una disminución en su consumo de energía.

Fuente: https://ec.europa.eu/info/energy-climate-change-environment/standards-tools-and-labels/products-labelling-rules-and-requirements/energy-label-and-ecodesign/european-product-database-energy-labelling_es

Una economía circular para los aparatos eléctricos y electrónicos

Entre las 50 medidas para una economía 100% circular que Francia planea adoptar, destacan las siguientes relacionadas con los aparatos eléctricos y electrónicos:

1) Fortalecer la reutilización y la reparación,
• permitiendo a las entidades sociales financiar el diagnóstico de reparación de los equipos eléctricos y electrónicos para los usuarios.
• extendiendo a la reparación de equipos eléctricos y electrónicos la obligación de ofrecer repuestos de la misma manera que sucede en el sector automovilístico.

2) Reforzar la obligación de los fabricantes y distribuidores de dar información sobre la disponibilidad de piezas de repuesto para equipos eléctricos y electrónicos, y mobiliario.

3) Desde el 1 de enero de 2020, se deberá indicar obligatoriamente la información sobre la facilidad de reparación de los equipos eléctricos y electrónicos. La etiqueta, al igual que la energética, mostraría la posición del producto según un ranking preestablecido de reparabilidad.

4) Reforzar la aplicación efectiva de la garantía legal en los comercios. Esta garantía legal debería actuar como palanca para favorecer el ecodiseño de los productos, por ejemplo al extender su duración y facilitar su práctica para los consumidores.

5) Alentar a las administraciones a donar los bienes amortizados, tales como libros, muebles, equipos eléctricos y electrónicos que ya no utilicen y estén en buen estado, a organizaciones de la economía social y solidaria.

EconomiaCircularFrancesa-1

La responsabilidad ampliada del productor, a examen

Este es el resumen de los más de 25 años de responsabilidad ampliada del productor en Europa:

  • Ha aumentado significativamente el reciclaje.
  • Se han desarrollado redes de recogida selectiva que funcionan mejor y abarcan más.
  • La competencia fomenta la innovación y la optimización de costes para el consumidor.
  • Se han implementado sistemas de trazabilidad adaptados a cada flujo.
  • Se han reducido los pesos unitarios (menos materiales por producto).
  • Impacto moderado en los pesos globales por el aumento consumo.
  • Dificultades en el reciclaje de algunos materiales.
  • Poca utilización de materias recicladas en nuevos productos.
  • Falta de control: prácticas de competencia injustas (entre productores, entre Sistemas de Responsabilidad Ampliada del Productor, entre operadores).
  • Complejidad para los productores debido a legislaciones no armonizadas en los estados miembros de la Unión Europea.
  • Inseguridad en la inversión por falta de metas legales ajustadas.
  • Concienciación del ciudadano/consumidor mejorable.

¿Qué deberían lograr los Sistemas de Responsabilidad Ampliada del Productor?:

  • Un sistema de tarifas que premie el ecodiseño y que tenga en cuenta la naturaleza, el valor y la vida útil de los productos.
  • Criterios armonizados para todos los países de la Unión Europea.
  • Integrar las iniciativas o programas individuales de reparación, reelaboración, reutilización y reciclaje de productores.
  • Promover la reutilización.
  • Nuevos circuitos específicos de recogida selectiva; y para los ya existentes, estudiar soluciones de gestión adecuadas para algunas categorías (composición y valor de materiales muy diversos).
  • Reforzar la comunicación sobre prevención y reutilización como medios fundamentales para reducir los residuos. Hasta ahora los mensajes han estado muy orientados al reciclaje.

Fuente: http://congresonacionalraee.es/ponencias-18/Matias_Rodrigues_ERP.pdf

La responsabilidad ampliada del productor en Europa

La Responsabilidad Ampliada del Productor (RAP) es un enfoque de política ambiental en el cual la responsabilidad de un productor sobre su producto se extiende hasta incluso después de que ha sido consumido/utilizado, es decir, cuando se convierte en residuo. En la Unión Europea es obligatoria para residuos especiales y problemáticos como los de aparatos eléctricos o electrónicos, vehículos fuera de uso… Las implicaciones que tiene la RAP son:
► “Quien contamina paga”
► Trasladar la responsabilidad (administrativa, financiera o física) de los gobiernos o los municipios a los productores
► Conseguir una reducción del impacto ambiental de los productos, desde su producción hasta el final de su vida útil, por ejemplo, mediante su ecodiseño

En Europa hay una gran variedad de sistemas de implementación de la RAP, como por ejemplo en la recogida o en las diferentes formas de colaboración público-privada (ver cuadro).

05_Bettina_Lorz_Europaeische_Kommission_Englisch-5
A favor de la RAP:

  • Cuanto más sencilla es la identificación del productor, más fácilmente puede aplicarse la RAP
  • Cuanto más fuerte es la incidencia de un productor en el problema, mayor es el beneficio de la responsabilidad del productor
  • Cuanto más puede influir el productor en otros actores con responsabilidad en el problema, más prometedor es el concepto

En contra de la RAP:

  • La diversidad en los sistemas nacionales de gestión de residuos pueden conducir a que la RAP se diluya
  • La acción colectiva de los productores como grupo es difícil de organizar y puede dar lugar a restricciones de competencia
  • La complejidad de cada sistema nacional puede conducir a barreras administrativas en el mercado comunitario
Fuente: https://www.take-e-way.com/uploads/media/05_Bettina_Lorz_Europaeische_Kommission_Englisch.pdf

UTILIZAMOS COOKIES PARA ANALÍTICA WEB. AL CONTINUAR NAVEGANDO, ENTENDEMOS QUE LAS ACEPTA. MÁS INFORMACIÓN EN NUESTRA POLÍTICA DE COOKIES.
CERRAR
x