Tag Archives:

Obsolescencia prematura

La obsolescencia prematura sucede cuando los productos ya no se utilizan aunque todavía funcionen o podrían estar funcionando si se repararan. En contraposición, para minimizar el impacto ambiental de todo lo que se fabrica es necesario aumentar la vida útil del producto. Al estudiar cuatro grupos de aparatos eléctricos y electrónicos (teléfonos inteligentes, televisores, lavadoras y aspiradoras), se ha concluido que, de media, tienen una vida útil real 2,3 años más corta que la vida útil prevista por el fabricante o deseada por el consumidor.

Alargascencia

Los modelos de negocio circulares (producto como servicio, la reutilización y el reciclaje) deberían de extenderse y estar respaldados por leyes. Se trataría de:

  1. Fortalecer los requisitos de diseño ecológico para priorizar que el producto dure más.
  2. Mejorar el reciclaje potencial y la disposición final del producto.
  3. Ampliar la etiqueta energética de la Unión Europea para ayudar a los consumidores a tomar decisiones.
  4. Mayor desarrollo de la contratación pública verde o ecológica para crear una demanda adicional de productos ecológicos.
  5. Extender la responsabilidad del productor hasta el final de la vida como un incentivo clave hacia la “producción circular”.
  6. Introducir de una etiqueta ecológica para pantallas electrónicas.
  7. Incorporar de un pasaporte electrónico del producto para proporcionar información sobre el origen, la composición y las posibilidades de reparación de un producto, así como su posible manejo al final de su vida útil.
Fuente: https://www.eea.europa.eu/themes/waste/resource-efficiency/benefits-of-longer-lasting-electronics

Iniciativa sobre la electrónica circular

Una reciente iniciativa legislativa europea promoverá la prolongación de la vida de los productos e incluirá, entre otras, las siguientes acciones:

  • medidas reguladoras en los sectores de la electrónica y las TIC (incluidos los teléfonos móviles, las tabletas y los ordenadores portátiles) conforme a la Directiva sobre diseño ecológico, de forma que los dispositivos estén diseñados con los criterios de eficiencia energética y de durabilidad, reparabilidad, actualizabilidad, mantenimiento, reutilización y reciclado. El próximo Plan de trabajo sobre diseño ecológico expondrá nuevos detalles a este respecto. Las impresoras y ciertos bienes consumibles, como los cartuchos de tinta, quedarían también cubiertos por la Iniciativa, a menos que el sector alcance un acuerdo voluntario ambicioso en septiembre de 2020;
  • elección de la electrónica y las TIC como sector prioritario para la aplicación del «derecho a reparación», que incluye la actualización de software obsoleto;
  • medidas reguladoras para los cargadores de teléfonos móviles y otros dispositivos similares que incluyan la introducción de un cargador común, el aumento de la durabilidad de los cables para cargadores e incentivos para disociar la compra de cargadores de la compra de nuevos dispositivos;

  • mejora de la recogida y el tratamiento de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos y exploración de las distintas opciones para un sistema de restitución que permita la devolución o reventa de teléfonos móviles, tabletas y cargadores antiguos en toda la UE;
  • revisión de las normas de la UE que imponen restricciones en cuanto a las sustancias peligrosas en aparatos eléctricos y electrónicos y directrices destinadas a mejorar la coherencia con la legislación pertinente, incluido el Reglamento REACH24 y el Reglamento relativo al diseño ecológico.
Fuente: https://eur-lex.europa.eu/resource.html?uri=cellar:9903b325-6388-11ea-b735-01aa75ed71a1.0018.02/DOC_1&format=PDF

8 líneas de actuación dentro de la economía circular

Castilla-La Mancha es la primera comunidad autónoma de España que se ha dotado de una norma que recoge los principios de la economía circular:

  1. Regenerar y restaurar.
    Usar materiales y energías renovables. Restaurar la salud de los ecosistemas. Retornar los recursos biológicos a los ecosistemas.
  2. Compartir e incrementar.
    Fomentar el uso cooperativo y compartido de servicios. Fomentar la reutilización de los bienes. Prolongar la vida útil de los bienes de consumo y de las infraestructuras.
  3. Optimizar.
    Incrementar la eficiencia de los productos y servicios. Reducir el consumo de materias primas y recursos, reduciendo generación de residuos en las cadenas de producción. Calcular los costes de los procesos y servicios en periodos de tiempo largos.
  4. Reciclar, reparar e incorporar.
    Fomentar la recuperación y reutilización del conjunto de los residuos. Reciclar los materiales y los recursos. Reparar aquellos bienes que sean susceptibles de ser reincorporados al mercado. Incorporar al sistema productos y recursos mediante la trasformación de los residuos.
  5. Virtualizar.
    Apostar por los medios interactivos que no requieren materiales físicos para su reproducción. Fomentar la virtualización de documentos y trámites. Fomentar la actividad virtual frente a la presencial.
  6. Cambiar.
    Reemplazar tecnologías y servicios antiguos por otros más eficientes. Aplicar nuevas tecnologías. Apostar por nuevos productos y servicios más eficientes.
  7. Calcular los servicios ecosistémicos.
    Desarrollar métodos de cálculo del valor de los recursos, sobre todo aquellos que suelen ser menos considerados en la economía como los servicios ecosistémicos, es decir el valor no tangible de la biodiversidad.
  8. Concienciar a personas consumidoras, productores y administraciones locales de la importancia de las líneas anteriores fomentando cambios de comportamiento y mentalidad a favor de una economía más circular.

III Congreso RAEE

El 17 y 18 de octubre tuvo lugar en Toledo el III Congreso de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos, que reunió a fabricantes, gestores de estos residuos o representantes de Administraciones Públicas, entre otros. El encuentro fue organizado por los Sistemas Colectivos de Responsabilidad Ampliada del Productor (SCRAP) de estos aparatos, coordinados por OfiRAEE. Los SCRAP son organizaciones sin ánimo de lucro constituidas por los fabricantes e importadores de aparatos eléctricos y electrónicos cuyo objetivo es canalizar la correcta gestión de RAEE.

Congreso RAEELos SCRAP quisieron resaltar las mejoras a tener en cuenta en la modificación normativa anunciada por el Ministerio para la Transición Ecológica en la sesión inaugural, a la vista de las dificultades actuales en la aplicación del Real Decreto RAEE. Muchos de los cambios que se esperan responden a las reivindicaciones de los SCRAP y suponen un paso adelante, si bien no llegan a cumplir todas sus expectativas.

Entre los datos que se expusieron, destacan las 267.000 toneladas de RAEE gestionadas a través de los SCRAP durante 2018. El objetivo mínimo de recogida separada establecido por el entonces llamado Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente era sin embargo de 347.828 toneladas.

Con un 15% más de asistentes que en la edición anterior, el Congreso RAEE se consolida como foro de debate sobre la economía circular en los aparatos eléctricos y electrónicos.

El etiquetado circular

Durante más de 25 años, la etiqueta energética nos ha ayudado a los europeos a elegir los aparatos en función de su ahorro de energía. Sin embargo, a medida que Europa se desplaza hacia una economía circular, mirando más allá del modelo actual de extraer/comprar→hacer/usar→desechar, la etiqueta energética también debe evolucionar y reflejar este cambio. Hoy en día, los consumidores esperan que los productos que adquieran no solo sean eficientes desde el punto de vista energético, sino que también duren y se puedan reparar. Con escalas objetivas sobre la durabilidad del producto, la capacidad de reparación y el impacto ambiental, los consumidores podrán elegir mejor. Y esto, a su vez, estimulará la innovación y la competencia en sostenibilidad/circularidad.

circular-label

ECOS, una ONG que fomenta la vertiente medioambiental en el desarrollo de estándares y especificaciones técnicas, considera que ya es hora de que el etiquetado de los productos ayude a cumplir los objetivos de la economía circular. Por ello ha propuesto esta nueva etiqueta que sirve para destacar los productos eléctricos y electrónicos más sostenibles y guiar a los consumidores hacia ellos. Esto lo conseguiría informando explícitamente de:

  • La garantía ofrecida, la duración esperada del producto o sus partes y el tiempo durante el cual estarán disponibles las actualizaciones de software.
  • La disponibilidad de piezas de repuesto y de las instrucciones de reparación.
  • Parámetros ambientales clave como el consumo de agua del producto, gases de efecto invernadero, y decibelios que emite o si tiene componentes tóxicos.

Perspectivas del medio ambiente mundial

En el sexto informe que recientemente ha presentado la ONU sobre las Perspectivas del medio ambiente mundial, se destaca lo siguiente respecto a los residuos:

♦  El ritmo del consumo y las actividades lineales (extraer – fabricar – usar – desechar) ha incrementado la explotación de los recursos más allá de la capacidad de recuperación de los sistemas ecológicos. Entre las prácticas inadecuadas y, en algunos casos ilegales, cabe destacar las relacionadas con los residuos alimentarios, electrónicos, la basura marina, el tráfico de residuos y la delincuencia. Los países desarrollados cuentan con políticas para promover la reducción de residuos y el uso eficiente de los recursos, mientras que los países en desarrollo siguen enfrentándose a retos de gestión básicos, como el vertido abierto, la incineración y el acceso inadecuado a los servicios. Una economía circular en la que los productos se reducen, reutilizan, reelaboran y reacondicionan puede impulsar una producción y un consumo más sostenibles y extendidos, con miras a alcanzar el desarrollo sostenible.

geo6_report

♦  Mejorar la gestión de los residuos, incluido el reciclaje y la gestión de la vida útil, es la solución a corto plazo más urgente para reducir los vertidos de basura a los océanos. Entre las soluciones a largo plazo figuran que los gobiernos tomen medidas, cambios individuales y estructurales que reduzcan la contaminación, y un aumento del reciclaje y la reutilización. Debe aplicarse un enfoque que tenga en cuenta todo el ciclo de vida del producto. No existe hasta ahora ningún acuerdo mundial que trate el problema de la basura marina y los microplásticos de forma amplia e integrada.

Fuente: https://www.unenvironment.org/es/resources/perspectivas-del-medio-ambiente-mundial-6

Valorizar un residuo

¿Qué significa valorizar un residuo? Consiste en aprovecharlo al máximo a través de cualquier tratamiento que no suponga ningún perjuicio para la salud humana ni para el medio ambiente.

Estos serían dos ejemplos de valorización:

  • Residuo: envases vacíos contaminados. El primer paso es recoger ese envase de forma separada. La valorización incluye el procedimiento de optimizar el espacio, para lo cual se limpia, se tritura, se prepara y se manda a otro gestor final.
  • Residuo: aceite vegetal usado. La recogida separada en este caso puede ser incluso puerta a puerta en el sector de la hostelería (donde se suministra un bidón de 30-50 litros). Su logística implica que se recoge el bidón lleno a la vez que se deja uno vacío. Ya en la planta se prepara, se limpia, se separan el agua y los restos de frituras y se equilibra la acidez. Cuando hay suficiente aceite para llenar una cisterna de, por ejemplo, 25 toneladas, entonces se manda a una refinería. De esta forma, ese residuo de aceite vuelve a entrar en la economía como materia prima: biocombustible.

jerarquia-residuosLas ventajas de valorizar los residuos son claras, y hacia ellas va encaminada la economía circular:

  1. Se evita la contaminación producida por ese residuo.
  2. Se evita el uso de una materia prima extraída de la naturaleza.
  3. Al obtener valor de él, se contrarresta el coste de su gestión.

Una economía más circular y eficiente en el uso de los recursos

El 6º encuentro de trabajo coorganizado por Ihobe, sociedad pública del Gobierno Vasco, y el Centro Europeo de Conocimiento en Eficiencia de Recursos-EREK tuvo lugar en Madrid el pasado 14 de febrero.

El objetivo era debatir el impacto de la política de productos y el ecodiseño en términos de competitividad. La jornada se centró en el reciclaje y en cómo aumentar la productividad de los materiales que se utilizan en el proceso de producción.

Se dieron a conocer los casos de éxito de Iberdrola, Cemex, Edp, Mahou San Miguel o Saint Gobain Placo, que describieron los pasos que han seguido para hacer su negocio más circular. También se presentaron las experiencias en las empresas vascas A&B Laboratorios de Biotecnología, Cegasa y la cooperativa Urola.

EREK Workshop

En la actualidad, uno de los principales retos a los que se tienen que enfrentar las empresas es a la escasez de materias primas. De acuerdo con las últimas estimaciones realizadas, el consumo mundial per cápita de materiales se ha duplicado, mientras que el consumo de energía primaria se ha triplicado.

También se destacó la importancia de la transmisión de datos para mejorar la eficiencia de los recursos en las cadenas de valor, así como los beneficios económicos y ambientales que las empresas pueden lograr con una estrategia para reducir el uso de materiales.

Fuente: https://www.resourceefficient.eu/en/erek-workshop/compete-more-resource-efficient-and-circular-economy-product-policy-and-eco-design

Blockchain para el reciclaje

Circularise es una empresa emergente de los Países Bajos que ha desarrollado un protocolo de comunicaciones basado en blockchain y aplicable a diferentes cadenas de valor de productos. Su sistema permite a fabricantes, proveedores y recicladores compartir datos de forma segura, monitorizar la ubicación de materias primas, productos o residuos, obtener certificaciones y planificar actividades de logística y reciclaje para materiales específicos.

Circularise_Smart-Questioning

Pinchar en la imagen para ver más grande

La economía circular utiliza y reutiliza los recursos naturales de la manera más eficiente posible y extrae el máximo valor de los productos, piezas y materiales al final de su ciclo de vida. Pero su éxito depende en gran medida de una mayor transparencia y comunicación en las cadenas de suministro: diseñadores de productos, industrias manufactureras, distribuidores, el sector de la segunda mano (reparación y reutilización), y la industria del reciclaje y eliminación. Una comunicación transparente crea confianza y por eso muchas empresas desean compartir datos pero manteniendo el control de lo que comparten. Eso es lo que propone Circularise: proporcionar un sistema donde todas las partes puedan responsabilizarse de sus acciones, los resultados de auditorías puedan publicarse y compartirse, y la información pueda intercambiarse de manera flexible. Esto se puede lograr mediante el uso de la tecnología blockchain, que permite a las partes interesadas agregar y tener acceso directo a cualquier información crítica que puedan necesitar, de tal forma que:

  • Los usuarios siguen siendo los propietarios de sus datos, incluso si ya no son dueños del objeto (productos, piezas, materiales, etc.).
  • Los usuarios deciden si comparten los datos y con quién.
  • No se requiere confiar en una parte interesada central.

¿Por qué es prioritaria la economía circular en el sector eléctrico y electrónico?

La cantidad de materias primas y sustancias nocivas empleadas en la fabricación de los aparatos eléctricos y electrónicos (AEE) son incompatibles con el carácter finito de los recursos y los estándares de protección ambiental. Además, la cantidad de RAEE generados es inasumible por las propias capacidades de gestión de residuos, lo que provoca soluciones irregulares como el depósito en vertederos o traslados clandestinos a países en vías de desarrollo.

2018_11_12_Puentes_RAEE-economia-circular-5

Kilos de RAEE generados por habitante al año (pinchar para ampliar)

El sector eléctrico y electrónico afronta un reto particular en cuanto a prevención de residuos se refiere: las características técnicas de los AEE, los breves ciclos de innovación a los que están sometidos y las actuales dinámicas de consumo provocan que a menudo sean desechados cuando todavía son funcionales o fácilmente reparables.

Por tanto, los ámbitos de actuación prioritarios para la economía circular en materia de RAEE serían:
1.  Aumentar la garantía legal de los AEE
2. Regulación específica contra la obsolescencia programada
3. Fomentar los servicios de reparación
4. Establecer unos objetivos específicos de preparación para la reutilización
5. Etiquetado de durabilidad en los AEE
6. Contratación pública ecológica

Las dos primeras opciones en la jerarquía de residuos son la prevención y la preparación para la reutilización, por lo que resulta especialmente importante avanzar en un tipo de diseño y producción de AEE que tenga en cuenta y facilite la reparación de estos productos y su posible actualización, así como su reutilización, desmontaje y reciclado. También la gestión de estos residuos debe optar por aquellas técnicas de valorización que optimicen la recuperación de aparatos y piezas con el menor gasto posible de energía y nuevos materiales (preparación para la reutilización, reparación, actualización) por encima de las técnicas de eliminación (vertido, incineración).

Fuente: http://www.actualidadjuridicaambiental.com/wp-content/uploads/2018/11/2018_11_12_Puentes_RAEE-economia-circular.pdf

UTILIZAMOS COOKIES PARA ANALÍTICA WEB. AL CONTINUAR NAVEGANDO, ENTENDEMOS QUE LAS ACEPTA. MÁS INFORMACIÓN EN NUESTRA POLÍTICA DE COOKIES.
CERRAR
x